" />
ZOOM
GALERÍA
1 COMENTARIO

IdeaFoster, un nuevo proyecto para transformar ideas en proyectos

¡Tengo una idea!

Todos hemos tenido alguna idea genial. O, por lo menos, lo era en nuestra cabeza. No todos tenemos la suerte de poner a prueba nuestro gran plan, nuestra idea revolucionaria, y comprobar si verdaderamente era genial y si tenemos el talento y la constancia para sacarla adelante.

Cuando tienes una de esas ideas, sientes ese hormigueo en la tripa que anticipa que algo importante va a pasar. La llegada de los Reyes Magos, el primer beso, o una aventura profesional y personal que cambiará el curso de tu vida y te hará crecer como persona. Sin embargo, en este último caso, esta sensación nos produce vértigo y la mayor parte de las veces el proyecto no llega a hacerse realidad.

Conscientes de que la mayoría de ideas nunca pasan de ahí, los creadores de IdeaFoster han buscado una fórmula para ayudar a aquellos que tienen una idea pero no saben cómo ponerla en marcha. La idea es sencilla: llegas con tu idea, cuyo único requisito es el de tener una base tecnológica y los analistas de IdeaFoster te ayudan, según su propio lema, a transformar la idea en un proyecto. En la puesta en marcha de esta iniciativa cuentan con la colaboración de ING Direct.

Según Pau García-Milà, fundador de eyeOS y Bananity y uno de los impulsores de IdeaFoster, no hay un filtro de ideas porque es difícil acertar con las que saldrán adelante: si nos hubiesen hablado años atrás de un sistema de microblogging como Twitter, nadie habría pensado que tendría el éxito que ha cosechado.

Tampoco importa si has desarrollado un completo plan de negocio y diseñado el producto hasta el último detalle o, simplemente, has tomado algunas notas de lo que quieres hacer. Tras analizar la idea, IdeaFoster elige a los mejores proveedores posibles para lo que necesites: una campaña de marketing, desarrollar una plataforma de e-commerce o apoyo para presentar la idea a potenciales inversores. La primera empresa que ha utilizado este sistema para desarrollar el producto ha sido la propia IdeaFoster. Ante todo, coherencia.

Inicialmente, IdeaFoster abre oficinas en Madrid, Barcelona y Guadalajara (México). El equipo con el que se inicia el proyecto en estas ciudades lo forman, junto a García-Milà, Marcos Eguillor, Anna Cejudo, Maxi Masucci, Javi Latorre, Ignacio Platón, Jordi Colell, Roberto Aranda y Oswaldo García.

Una de las claves de IdeaFoster es que la selección de proveedores se hace mediante un análisis objetivo de las necesidades de la empresa para encontrar al proveedor más especializado y con mayor índice de satisfacción entre sus clientes. Además, si la mejor empresa para cubrir una necesidad determinada está ubicada en otra ciudad en la que IdeaFoster tiene oficina, ellos se encargan de hacer el seguimiento allí para que todo funcione. La idea es que el creador del proyecto siga tomando las decisiones importantes y reciba ayuda para gestionar el proyecto.

El objetivo de la nueva materializadora de ideas no se limita a personas que quieran dar salida a una idea. También empresas de todos los tamaños pueden apoyarse en IdeaFoster para completar determinados procesos o para poner en marcha proyectos de innovación.

Así que, ya sabes. Si tienes una idea y no sabes cómo convertirla en un proyecto de futuro, IdeaFoster te abre una puerta para, como poco, saber por dónde empezar. Como nos explicó García-Milà, es mejor la sensación de haber fracasado que renunciar a tu idea y, tiempo después, ver en el periódico que alguien acaba de invertir una millonada en otra empresa y en otro lugar, pero con una idea idéntica a la que tú renunciaste.

Foto: Jakub «Ježísheck» Kolář

One Response to ¡Tengo una idea!

  1. Marc 16 febrero, 2015 at 19:55 #

    Siempre que tengas dinero, sino no te escuchan.

Deja un comentario