" />
Pastillas
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Se trata de una estructura capa a capa que podría inyectarse localmente

Imagina que el efecto de una pastilla dure un año

La vida de los enfermos crónicos no es fácil. De hecho, uno de cada cuatro adultos sufre dolor crónico. Y al dolor y otros síntomas que padecen deben sumar la permanente dependencia de los fármacos. Esto genera, habitualmente, nuevos problemas, derivados de los efectos secundarios de los medicamentos. La razón es que, al ingerir una pastilla, el contenido se distribuye rápidamente por todo el cuerpo a través del torrente sanguíneo, por lo que no sólo llega a donde es necesario, sino también a donde no lo es. Ahora, investigadores del MIT podrían dar solución a ambos problemas: el de los efectos secundarios y el de la ingesta diaria de fármacos.

Mediante el trabajo de laboratorio han perfeccionado un sistema que permite que tanto los fármacos analgésicos como otros, lleguen directamente al centro del dolor en dosis estables durante cerca de 14 meses. Todo gracias a una película biodegradable a nanoescala cargada con las moléculas del fármaco, de manera que este se va liberando de forma gradual y constante en el organismo desde el mismo lugar en que se implante. Aunque en realidad el proceso es algo más complejo.

Hasta la fecha, para lograr que un medicamento se liberara gradualmente durante un largo periodo de tiempo, era necesario un dispositivo o un depósito que contuviera el medicamento y regulara su salida, y ninguno de los dos era biodegradable, por lo que pasado un tiempo había que recuperar el dispositivo. No dejaba de ser un cuerpo extraño alojado en el cuerpo. Para este equipo la solución ha estado en una estructura denominada “capa a capa”.

Cualquier cosa biodegradable que pretenda permanecer en el organismo tanto tiempo tiene que ser capaz de limitar adecuadamente el proceso de hidrólisis. Este es el mecanismo por el cual el organismo va degradando el objeto y este va liberando el medicamento. Si la hidrólisis es demasiado rápida, el medicamento podría liberarse masivamente antes de tiempo. Por eso es necesario que el diseño de esta estructura permita que la degradación se produzca en una cantidad y ritmo constantes.

Con la técnica “capa a capa” las moléculas del fármaco se unen a la fina película sin dañar la eficacia del medicamento, capa a capa. El conjunto de medicamento y capas de película se pueden inyectar de manera local o colocar en las coberturas de los dispositivos permanentes, como son los implantes ortopédicos. El sistema de capas, además, permite ajustar la cantidad de medicamento liberado sólo añadiendo más capas de película.

La técnica no sólo podría usarse en enfermedades crónicas, también en tratamientos de larga duración como el de la tuberculosis, que requiere seis meses continuados de medicación. Aunque aún quedan pruebas por realizar y un mayor perfeccionamiento del sistema, en el momento en que se constate su versatilidad y eficacia, ayudará a cambiar la relación de muchas personas con su enfermedad.

Fuente: MIT

Imagen: Wikimedia Commons. Autor: Dvortygirl

No comments yet.

Deja un comentario