ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Aprovechan el dióxido de carbono que emiten las fábricas, las plantas químicas y las centrales eléctricas

Cómo imitar la fotosíntesis para convertir el CO2 en químicos útiles para la industria

Increíblemente, la naturaleza ya ofrece buena parte de las soluciones más óptimas para reutilizar, renovar, aprovechar y reciclar todo tipo de elementos con el mínimo gasto energético. Cuando hablamos de fotosíntesis tenemos delante un sistema a la vez sencillo y complejo, por medio del cual las plantas transforman la energía solar en alimento. En el camino toman una de las sustancias de desecho de la respiración de los seres vivos, el dióxido de carbono, y lo fijan para obtener glucosa y fijar otras moléculas, así como producir otros elementos químicos como parte del propio proceso de fotosíntesis.

Tomando como modelo el ejemplo vegetal, investigadores de Siemens han desarrollado un sistema capaz de convertir el dióxido de carbono en otro tipo de compuestos, aprovechables por el sector industrial como el etileno o el monóxido de carbono. Con ese proceso se replica parte del ciclo natural, pero no todo. Como decíamos, a pesar de su simplicidad, la fotosíntesis es un conjunto de reacciones en la que se implican de forma compleja distintas sustancias como proteínas complejas o enzimáticas, y de momento no han sido capaces de replicar la totalidad del proceso, aunque esperan poder completarlo en un plazo máximo de dos años.

siemens-electricidad_imagelarge

Los investigadores han creado unos módulos de pequeño tamaño, no más grandes que una caja de zapatos, donde recrean las condiciones de la fotosíntesis y recrean parte del proceso. Según las condiciones que aplican a las pruebas, el CO2 reacciona dando lugar a distintos compuestos como el etileno, el metano o el monóxido de carbono, elementos todos ellos muy valiosos para la industria.

No es el primer equipo que trata de replicar la fotosíntesis de las plantas en laboratorio, pero sí el primero queda un paso tan significativo, aunque los propios científicos de Siemens confiesan estar todavía lejos de replicarla en su totalidad. De momento se están centrando en activar el CO2 para transformarlo en otros productos en lugar de gastar los esfuerzos en capturar la luz. Para ello están usando energía procedente de fuentes renovables. El siguiente paso será centrarse en la parte complicada, que es capturar la energía del Sol con pequeños módulos de vidrio semejantes a las células fotovoltáicas.

Se espera que en unos años, cuando esté listo el sistema, las fábricas puedan aprovechar el CO2 emitido por las centrales eléctricas, las fábricas o las plantas químicas para concentrarlo y transformarlo en sustancias reaprovechables.

Fuente: Agencia Sinc

Imagen interior: Siemens

No comments yet.

Deja un comentario