" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

El seguro, de contratación opcional, cuesta 15 dólares y está activo en la campaña de la pulsera inteligente Olive

Indiegogo prueba un seguro para evitar fraudes en el crowdfunding

El crowdfunding es uno de los sistemas más populares para conseguir financiación para determinados proyectos, y no sólo entre startups, sino también entre compañías que ya llevan cierto tiempo en el mercado. Al poner en marcha una campaña de captación de inversión mediante este sistema, los fabricantes, además de dar ventajas especiales a los que les gusta el proyecto y deciden apoyarlo con una aportación económica, suelen ofrecer otro tipo de detalles. Entre ellos, fotos de prototipos, detalles de sus características y funcionamiento, la fecha estimada de fin del proyecto o los datos de la fecha en que estiman que podrán enviarlo a los que han aportado dinero para que el proyecto salga adelante, etc. Todo para inspirar confianza a los visitantes de la plataforma. La mayoría suelen salir bien, y aunque a veces hay un leve retraso en la entrega del producto, este suele llegar a sus destinatarios sin mayores problemas. Pero en alguna ocasión, hay proyectos que tras alcanzar la cantidad solicitada para su materialización, se retrasan meses y meses, o nunca llegan a ver la luz, y sus “creadores” se hacen los suecos para devolver el dinero. Estos casos, que afortunadamente no son comunes, suelen levantar una gran polvareda, dejan a los usuarios sin dinero, y sin el producto que querían.

Los dos sitios de crowdfunding más populares, Kickstarter e Indiegogo, suelen anticiparse muchas veces a un posible fraude, suspendiendo campañas sospechosas. Además, Kickstarter suele ejercer bastante control sobre los proyectos que autoriza, con acciones como aceptar sólo los que tengan sede en determinados países. Indiegogo siempre ha sido un poco más permisiva y abierta, lo que da más opciones a los que quieran abrir campañas en su plataforma, pero también ha dado lugar a que este año haya habido algunas campañas sospechosas en su web, que fueron suspendidas. Esto ha elevado la preocupación en Indiegogo por ofrecer algún tipo de medida de seguridad a los usuarios de la plataforma, cuyos responsables están pensando en un mecanismo para evitar que pierdan su dinero en caso de fraude. Y parece que han dado con una solución: la puesta en marcha de un seguro contra el retraso en la entrega de un producto cuyo desarrollo se haya financiado a través de la plataforma.

El seguro, que todos los que aporten dinero a un proyecto que cuente con él podrán contratar de forma opcional al hacer su aportación, cuesta 15 dólares. Por el momento sólo pueden acceder a él los que quieran respaldar el proyecto de desarrollo de un wearable denominado Olive, una pulsera inteligente destinada a ayudar a su portador a detectar si está estresado, así como a gestionar su nivel de estrés. Todos los que lo contraten podrán reclamar la devolución de su dinero en caso de no haber recibido la pulsera pasados tres meses desde la fecha que la compañía que ha puesto en marcha el proyecto estima para su entrega.

No comments yet.

Deja un comentario