ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Los coches autónomos generan unos 4 Gb de datos diarios

Intel compra Mobileye por 14.300 millones de euros para reforzar su posición en el mercado de la conducción autónoma

El fabricante de semiconductores Intel ha anunciado la compra de la empresa Mobileye, especializada en la fabricación de elementos para la conducción autónoma, en una operación valorada en 14.300 millones de euros. Cuando en un reciente artículo sobre el coche autónomo citábamos a Intel entre las firmas que se estaban posicionando en este campo no podíamos anticipar el paso que iba a dar este fabricante de cara a reforzar su posición en este campo. Desde luego, se trata de una compra con mucho que aportar y unir. Y es que la adquisición juntará la tecnología de alto rendimiento de Intel, así como su conocimiento en conectividad, con la experiencia de Mobileye en el campo de la visión por ordenador, de cara a crear soluciones de manejo automático de vehículos, tanto en el coche, como a través de redes o desde la nube.

La combinación de ambos factores sin duda aumentará la posición de Intel como actor importante en la automoción. Y es que la visión de Intel en este campo es que los vehículos se convertirán en centros de datos móviles que, según predicciones, generarán en 2020 unos 4 Gb de datos diarios, cada coche. Ello hace que no sólo sea importante la parte de sensores y procesos local en el vehículo, sino, también las comunicaciones, el almacenamiento y el procesado de datos. En esta línea, el presidente, CEO, de Intel, Brian Krzanich, en una carta a los empleados notificando la adquisición habla de “Tenemos que pensar en los vehículos autónomos más como un sistema integrado”. Y continúa indicando que hay una clave para apreciar la importancia de los coches autónomos en el futuro de Intel. Y esta clave son los datos. Según indica el directivo en dicha comunicación “nuestra estrategia es hacer de Intel una fuerza impulsora de la revolución de los datos en cualquier tecnología e industria. Somos una compañía de DATOS. El negocio en el que nos centramos, y las soluciones que distribuimos, están orientadas a crear, usar y analizar masivas cantidades de datos”. De hecho, en una reciente conferencia en Los Ángeles, Brian usó el descriptivo título de “los datos son el nuevo petróleo”. Y es que Intel estima que los sistemas embarcados, así como los servicios y gestión de datos serán una oportunidad de negocio que alcanzará una cifra estimada de unos 65.000 millones de euros en 2030.

Poco conocida por el gran público, Mobileye ha desarrollado su tecnología EyeQ, que inició en 2004 y que ha sido adoptada por unos 27 fabricantes de automóviles, estando presente en más de 237 modelos que suman unos 15 millones de vehículos actualmente. La tecnología EyeQ, compuesta por una serie de sistemas en un chip (SoC, System on a Chip), se diferencia de otros competidores en su habilidad para soportar complejos e intensivos procesos de análisis de visión, a la vez que ofrecen un bajo consumo. Actualmente Mobileye estaba desarrollando su quinta generación de SoC, el EyeQ5, ideado para actuar como el ordenador central de visión artificial, orientado a servir como pieza fundamental de un vehículo totalmente autónomo, el denominado nivel 5 (Level 5, Fully Autonomous Driving), que llegará a las calles en 2020. Para lograr tanto los objetivos de rendimiento como de consumo, los EyeQ SoC están diseñados mediante avanzados procesos VLSI, con tecnología FinFET de 7 nm en sus EyeQ5.

Mobileye, fundada en 1999 y con cerca de medio millar de ingenieros en sus filas, ha sido capaz de lograr el equilibrio entre potencia, prestaciones, consumo y coste utilizando unos núcleos de proceso propietarios, denominado aceleradores, que están optimizados para una amplia variedad de tareas de visión artificial, proceso de señal y sistema de aprendizaje, incluyendo comunicación con redes neurales. Los núcleos de estos aceleradores han sido diseñados específicamente para las tareas requeridas en el mercado de la automoción y más concretamente de sistemas avanzados de asistencia a la conducción, o ADAS, Advanced Driver Assist Systems. Además de ser totalmente programables, los EyeQ se componen de diferentes núcleos, cada uno de ellos optimizado con su propio conjunto de algoritmos. La diversidad de aceleradores permite asignar de forma optimizada cada tarea al núcleo más adecuado. Lo cual favorece tanto el tiempo de respuesta como el consumo en cada tarea. La optimización en el reparto de tareas a los diversos núcleos asegura que los EyeQ proporcionan capacidades de tipo súper-computador, a la vez que su bajo consumo facilita que no requieran complejos o caros sistemas de disipación térmica.

La unión de ambas empresas se englobará en la división ADG, Automated Driving Group, de Intel y tendrá su sede en Israel, bajo la dirección del cofundador y CTO de Mobileye, Amnon Shashua.

 

No comments yet.

Deja un comentario