ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Las opciones de procesador incluirán hasta los últimos núcleos de la séptima generación

Intel lanza Compute Card, una nueva placa para IoT con tamaño tarjeta de crédito

Crear la tecnología necesaria para formar dispositivos del Internet of Things, el Internet de las Cosas, se ha convertido en el objetivo de múltiples compañías. Todas ellas buscan ofrecer elementos que faciliten el acoplamiento de elementos específicos y la interconexión con otros dispositivos y a Internet mediante varios canales. El fabricante Intel ha anunciado recientemente una nueva tarjeta para IoT, esta vez con formato de tarjeta de crédito, denominada Compute Card. Aunque más que una única tarjeta se trata realmente de una nueva plataforma que se compondrá de diferentes tarjetas, con distintas capacidades y configuraciones, así como precios diversos en función del equipamiento en cada placa. De momento no ha concretado los detalles, salvo que estará disponible públicamente a partir de mediados de 2017. Y que habrá un amplio rango de opciones de procesador que incluirán hasta los últimos núcleos de la séptima generación, 7º Gen Intel Core Processors, dentro de la cual están los conocidos Core i3, i5 e i7, así como versiones adaptadas a dispositivos móviles de bajo consumo.

Cada tarjeta Intel Compute Card contendrá todos los elementos necesarios para contar con un ordenador completo, incluyendo un procesador Intel SOC (System On a Chip, Sistema en un solo integrado), disipador, memoria, puertos programables de entrada y salida, almacenamiento y conectividad inalámbrica (WiFi y Bluetooth), de manera de los fabricantes de hardware sean capaces de construir sus soluciones particulares de manera sencilla alrededor de este núcleo. A diferencia de los PC tradicionales, en los cuales el bus de expansión permite añadir funcionalidades sobre la placa base, la idea es crear placas base en las cuales un conector alojará el cerebro, la Intel Compute Card, mientras que la placa contendrá los elementos necesarios para una función específica o propósito particular. Los diferentes modelos de Compute Card facilitarán que cada dispositivo incluya la tarjeta que mejor se ajuste, por precio y prestaciones, a la finalidad deseada. Entre otras ventajas este sistema hace que se reduzca el tiempo y los recursos necesarios para diseñar y crear un bloque funcional, de manera que, según Intel, se agilice la innovación y se aporte la potencia de una compacta placa que contiene toda la inteligencia necesaria para cualquier tipo de dispositivos.

La Intel Compute Card mide 94,5 x 55 mm con un grosor de 5 mm (3,7 x 2,2 x 0,2 pulgadas), aunque una tarjeta de crédito tiene un grosor de 0,76 mm, y se conecta otros dispositivos, o a una placa base, mediante un nuevo tipo de conector creado a partir de USB-C, denominado USB-C plus extension. Este conector proporcionará una funcionalidad equivalente a los actuales USB, PCIe, HDMI, DP, así como señales adicionales entre la tarjeta y el dispositivo. La tarjeta hará sencillo el proceso de actualización, servicio y diseño simple y barato para los desarrolladores.

Por el momento Intel está trabajando con un reducido número de socios con alcance mundial, para crear productos innovadores y servir de guía a otros creadores. Entre la exclusiva lista figuran Dell, HP, Lenovo y Sharp. Además, Intel ha firmado acuerdos con partners regionales que están desarrollando soluciones únicas en sus respectivos mercados, como Seneca Data, InFocus, DTx, TabletKiosk y Pasuntech. El precio de los diferentes modelos se anunciará en el segundo trimestre de 2017, con disponibilidad de tarjetas a mediados del año.

No comments yet.

Deja un comentario