" />
amor
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Sólo 8 de las 79 empresas solicitantes lo han obtenido en España

ISSOP: el sello que te garantiza que no hay obsolescencia programada

De vez en cuando pasa por mi calle uno de aquellos 600 en los que las familias numerosas de hace más de medio siglo iban a pasar un día a la playa (abuela y nevera incluidas). Hay cosas que se fabricaron para durar toda la vida y hoy han llegado a ser parte útil de la vida de otras personas, ya fuera un coche o una prenda de ropa. Hoy, como dicen las abuelas, nada se hace para que dure, sino todo lo contrario.

La obsolescencia programada es uno de esos inventos mercantiles perversos con los que tragamos sin protestar demasiado, pero que visto fríamente apenas logran aportar un beneficio real y significativo a los consumidores, pero sí, y mucho, a fabricantes y vendedores. Cosas que todavía podrían funcionar y ser útiles se condenan de antemano a una muerte temprana para ser reemplazadas por nuevos y “mejores” modelos. Cabría preguntarse hasta qué punto esas mejoras justifican la ejecución programada de millones de productos de todos los sectores y colores.

Quizá se deba a la crisis, pero era cuestión de tiempo que el modelo de consumo en escalada fuese insostenible, tanto para el usuario como para el medio ambiente. Reparar en lugar de tirar es cada vez más una parte más de la forma de vida de muchas personas y, cuando ya no necesitas algo, darlo a quien todavía pueda hacer algo con ello.

Innovación Sostenible Sin Obsolescencia Programada

El sello ISSOP ha sido creado en España por la Fundación Energía e Innovación Sostenible Sin Obsolescencia Programada (FENISS) para reconocer tanto a organizaciones como personas que se comprometan claramente con la sostenibilidad, el respeto al medio ambiente y a las personas, y que de esta manera colaboren en el cambio hacia un nuevo modelo económico donde se priorice una economía del bien común sobre la del bien particular.

imagenselloISSOP_2

Para obtener el sello las empresas o personas deben cumplir un decálogo que garantice cosas como el uso o contratación de servicios respetuosos con el medio ambiente, la fabricación sin obsolescencia programada, el uso preferente de productos procedentes de comercio justo, usar medios para reducir la huella de carbono, gestionar bien los residuos o facilitar la conciliación laboral, personal y familiar.

Según publica el portal Consumer, de las 79 empresas que han solicitado el sello hasta el momento, sólo lo han obtenido 8, entre ellas el fabricante de relojes Casio. Cosa que no nos sorprende lo más mínimo: su reloj calculadora no sólo es un clásico, es que los viejos modelos sólo necesitan una pila nueva para seguir en la brecha como campeones.

Más información: Documental emitido en RTVE “Comprar, tirar, comprar”.

Fuente: FENISS

No comments yet.

Deja un comentario