" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Les dan cuidados específicos para sus dolencias y una grandísima dosis de cariño hasta el final de sus días

Japón y las residencias para cuidar perros ancianos

Para nuestra mentalidad occidental Japón es, en muchos aspectos, un país extraño, con curiosas filias y fobias. Pero a pesar de todas sus rarezas, no se puede negar que en lo que toca a la responsabilidad, Japón nos da más de una vuelta. Un ejemplo es la apertura Roken Honpo, traducido como “casa del perro viejo” y que es justamente una residencia para perros ancianos.

En Japón hay más mascotas que niños. Se estima que hay unos 20 millones de animales en casa frente a 16 millones de niños menores de 15 años. Una población que envejece y que, evidentemente también afecta a las mascotas.

Igual que los humanos, cuando un animal envejece empieza a perder algunas de sus facultades, algunos ya no pueden caminar, o comer por sí mismos, o se quedan ciegos… Cuando están muy enfermos o ancianos hay familias que deciden ponerlos a dormir antes de verlos sufrir o no poder atenderlos como se merecen en sus últimos días. Otros los cuidan en casa hasta el final, pero no siempre saben bien cómo o pueden darles ellos solos las atenciones que necesitan

Para dar otra opción a estos animales y a sus familias, Mie Kawaguchi, por ejemplo, decidió abrir una residencia especializada en el cuidado de perros ancianos. No es la primera que se abre en el país nipón, en la ciudad de Tsukuba se abrió también una residencia llamada Kimawari pendiente igualmente de dar cuidados a perros con problemas de salud y vejez. En este caso no hay límite de edad, sólo que sean mayores de 10 años, y el precio es un poco alto, ya que puede rondar los 1.400 euros al mes (muy elevado si lo comparamos con el nivel de vida en España, claro)

El equipo de Roken Honpo se encarga de darles cuidados específicos para sus dolencias y una grandísima dosis de cariño. Algunos de estos perros no pueden contener sus efínteres, o hay que llevarlos a todas partes en brazos o en carrito porque no pueden caminar, algunos incluso padecen Alzheimer o problemas digestivos, pero en cualquier caso, la residencia de Kawaguchi se hace cargo de ellos el tiempo que sea necesario.

El coste de la atención, alojamiento y cuidados del perro depende de su tamaño (no es lo mismo mover un chihuahua que un terranova), y uno de talla media podría suponer poco más de 600 euros al mes.

Para Kawaguchi no sólo es bueno para los animales que los humanos les cuiden cuando lo necesitan al hacerse mayores, también es bueno para los seres humanos. Sin duda es así.

Fuente: International Business Times y Mascotas en el cielo

 

No comments yet.

Deja un comentario