" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

La patronal de los empresarios pide que se elimine el canon a los sistemas agregadores de noticias

La CEOE, en contra de la “Tasa Google”

El anteproyecto de ley que propone la creación de una tasa para aquellos medios que recopilen contenidos publicados por terceros, la conocida como Tasa Google o el Canon AEDE, acaba de encontrarse en su camino con un nuevo e inesperado obstáculo, la CEOE se ha mostrado en contra de esta polémica tasa. La CEOE ha remitido a los grupos parlamentarios una propuesta de enmiendas a la modificación de la Ley de Propiedad Intelectual (en la que se recoge el canon a los agregadores), en la que de critica de manera explícita tanto dicha medida como los efectos de la misma. Párrafos extraídos de dicho documento, parte de cuyo contenido han sido hechos públicos por Elconfidencial, como “Es la primera vez en el mundo que se introduce, de esta forma, la obligación de pagar por el ofrecimiento de fragmentos de contenidos, lo que puede afectar al propio desarrollo de Internet“, o el indiscutible “Pagar por enlazar o por ofrecer fragmentos es obstaculizar al desarrollo de Internet. Se advierte desde ya un grave daño al desarrollo de la sociedad de la información y las empresas (…) toda vez que el enlazar y ofrecer fragmentos de contenidos forma parte de la naturaleza (de la red)” dan la clara sensación de que la CEOE se ha molestado en entender el funcionamiento y la razón misma de ser de Internet, de lo que lo ha hecho el Gobierno al intentar legislar al respecto.

La propuesta de la CEOE, recuerda que la naturaleza de muchos servicios online (no sólo agregadores como Google News o Menéame), realizan funciones similares, por lo que en teoría, también se verían abocados al pago del canon cuando, por ejemplo, cualquiera de sus usuarios los empleara para compartir un contenido. Incluso apps que permiten la creación de “revistas” con contenido personalizado (al elegir las fuentes), como Flipboard, Pulse o similares, podrían llegar a verse afectadas en caso de una aplicación “en profundidad” de la misma. Esto daría, como resultado, un marco muy dañino y que, sin duda, repecurtiría de manera muy negativa al desarrollo de la sociedad de la información. En otra frase extraída de dicho informe “Esta amplitud puede disuadir a los emprendedores de crear nuevos negocios en Internet, frenando el desarrollo de nuevos modelos de negocio digitales […] Esta amplitud puede disuadir a los emprendedores de crear nuevos negocios en Internet, frenando el desarrollo de nuevos modelos de negocio digitales”, más claro agua. 

También critica que, al establecer el carácter irrenunciable de la compensación, la ley ataca directamente la libertad de empresa: “Forma parte del contenido esencial de la libertad de empresa que el empresario pueda decidir sobre el precio de sus prestaciones. La regulación propuesta está cercenando la libertad de empresa de los editores porque puede suceder que los editores obtengan un beneficio –tangible o intangible– con la decisión de renunciar a la compensación económica”. Tan voluntario debe ser recibir (o no) la compensación, como el hecho en sí mismo de formar parte o no de dichos dichos servicios. El problema es la asimetría por la que los medios sí que pueden optar por ser agregados o no, pero no pueden renunciar voluntariamente a la compensación. A este respecto, recuerda que, por ejemplo, los editores alemanes optaron por no exigir una compensación, ya que entendían que los beneficios que proporciona figurar en dichas plataformas compensaban los supuestos problemas que critican algunos editores. Y algo parecido ocurrió en Bélgica, donde tras la eliminación de los enlaces a los medios por parte de Google, fueron estos mismos quienes al poco tiempo acabaron pidiendo al buscador que volviera a incluirlos en sus resultados de búsqueda. Parece que AEDE no ha querido aprender de la experiencia de sus semejantes europeos, y que el gobierno no ha escuchado a otros actores implicados. Hace unos días, dedicamos un editorial al Presidente del Gobierno, y a explicarle porqué Internet es una bendición para el periodismo. Y los datos recientemente facilitados por Menéame, sobre su boicot a los medios de AEDE, son una clara prueba de ello. La diferencia es que, ahora que la CEOE se ha pronunciado en contra del “Canon AEDE”, los partidarios de dicha medida ya no pueden afirmar que sólo los internautas están en su contra y, dado el poder de lobby que puede ejercer la patronal de los empresarios, cabe esperar que esto se traduzca en cambios al respecto.

 

Foto: kellimarshall.net

No comments yet.

Deja un comentario