" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

El Departamento de Servicios Financieros de NY propone una regulación con licencias

La ciudad de New York regula los Bitcoins

La regulación cuyo borrador ha mostrado aquí el Departamento de Servicios Financieros de la ciudad de New York propone que las empresas que comercien con monedas virtuales tengan que disponer de una licencia: las BitLicences. Aunque habla de monedas virtuales de forma abstracta, es evidente que la regulación toma el toro por los cuernos en el caso de la más extendida y popular: Bitcoin. Hasta el nombre de las licencias propuestas es muy similar. Esto le añadirá seguridad y estabilidad al uso de criptomonedas, pero en el caso de Bitcoin cambia la situación para los que valoraban su nivel de anonimato. Ahora las empresas que comercien en Bitcoins tendrán que mantener registros con los nombres y direcciones de sus clientes e incluso si aparecen en listas negras del Tesoro de los EE.UU. De un plumazo dejan fuera del uso extendido de los Bitcoins a todos aquellos que necesitaban ese anonimato para circular al margen de la ley.

Si esta regulación entra en vigor, el primer paso que deberán dar las empresas que quieran operar legalmente sería obtener una Bitlicense. De hecho las primeras compañías que deberían tenerla serían las que gestionan y almacenan los Bitcoins para sus usuarios, los “bancos” de Bitcoin actuales. Así como los que convierten dinero de monedas de curso legal de y hacia Bitcoin y todos aquellos que tengan una actividad empresarial en la que los Bitcoin de otros jueguen un papel. Se librarían de esta necesidad los que gestionen sus Bitcoin para sí mismos.

La propuesta regulatoria de las autoridades financieras de la ciudad de New York intenta acercar la realidad de las operaciones con Bitcoins a las prácticas habituales y extendidas con las monedas de curso legal habituales. Donde se complica el detalle de la nueva norma es cuando plantea que las empresas que gestionen transacciones en Bitcoins deberán establecer mecanismos de reembolso cuando los sistemas normales de conversión en líquido de Bitcoin no lo consigan en los plazos previstos. Esto parece querer poner orden en las últimas experiencias relacionadas con Bitcoin y el caos vivido recientemente con Mt.Gox (te lo contamos aquí). Además parece que se han producido bastantes situaciones en las que personas que querían comprar Bitcoins han tardado en ver satisfecha su petición con el inconveniente de que, debido al tiempo transcurrido, su cotización había subido. No parece nada claro que se puedan imponer normas efectivas sobre un sistema que se basa precisamente en una flexibilidad y variabilidad muy grandes.

El borrador se publicará oficialmente el 23 de julio y se abrirá entonces un período de aclaraciones y alegaciones que durará 45 días. Después llevará un tiempo publicarlo como norma y entonces se abrirá un plazo de 45 días para que las empresas interesadas soliciten su inclusión al que seguirá otro de 90 días para revisar estas solicitudes. Esto es, que dentro de algo más de 6 meses podría estar en marcha este cambio legislativo. Y de su efectividad y éxito posteriores dependerá el que se tome como modelo en otros lugares.

Este es un importante paso hacia la integración de Bitcoin en el sistema financiero norteamericano que puede marcar el devenir futuro de la integración de esta criptomoneda en el sistema financiero internacional. Dado el peso de la economía norteamericana y su influencia en los órganos de decisión del mundo financiero, todo apunta a que este podría ser el primer paso hacia la normalización de Bitcoin. Pero eso puede dejar algunas de sus características más interesantes para algunos como el anonimato, la independencia de los poderes habituales o la posibilidad de autogestionarse en el camino.

Imagen de apertura: Dry2

 

No comments yet.

Deja un comentario