" />
balanza-peso
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

El papel del cobre es esencial para romper las células de grasa con el objeto de convertirlas en energía

La clave de la quema de grasas la tiene el cobre

Mientras una parte del mundo sufre desnutrición, hay otra parte que padece obesidad. En medio hay todo un abismo de equilibrio nutricional, actividad física, genética, medicamentos y metabolismo que todavía no se conoce en su totalidad. Ahora, investigadores de la Universidad de Berkeley han descubierto el papel clave que juega el cobre en el metabolismo de las grasas.

El cobre es un metal conductor. Nosotros lo usamos en componentes electrónicos, cañerías, cableados, joyería, objetos de cocina… pero también lo usa la Naturaleza, y resulta esencial para que se formen las células rojas de la sangre, absorber el hierro, que se desarrolle el tejido conectivo y como soporte del sistema inmune. Tras las nuevas investigaciones parece que a esta lista habría que añadir, como función principal formar parte del metabolismo de la grasa.

Gracias a estos trabajos se ha encontrado que el papel del cobre es esencial para romper las células de grasa con el objeto de convertirlas en energía, actuando como un regulador, de manera que cuanto más cobre hay presente en la reacción, más grasas se descomponen. Los investigadores han descrito su acción como “el freno del freno”, ya que detiene la capacidad de otra sustancia, la enzima PDE3, de inhibir la cAMP, responsable de facilitar la descomposición de las grasas.

El descubrimiento ha llevado a los investigadores a plantear la conveniencia de realizar estudios sobre la deficiencia de este mineral en la obesidad y en las enfermedades relacionadas con ella, pero advirtiendo de que la obesidad no se va a solucionar ingiriendo cobre, especialmente porque si se produce un exceso de este nutriente en el organismo, se pueden ocasionar desequilibrios con otros minerales esenciales como el zinc, con un papel fundamental en el sistema inmune y para evitar estados de fatiga, depresión, el sueño y la regeneración celular.

De forma natural el cuerpo no produce cobre, como no produce hierro y otra serie de sustancias, por eso es necesario ingerirlas a través de los alimentos. En el caso del cobre se considera que se necesitan 700 microgramos al día para cubrir las necesidades orgánicas de este elemento, que se puede encontrar en alimentos como las ostras, los mariscos, las verduras de hoja verde, las setas, las semillas, las legumbres (en especial los frijoles) las nueces y el chocolate, entre otros muchos.

Como decíamos antes

Fuente: Phys.org

No comments yet.

Deja un comentario