" />
Test de la salmonela
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Según un estudio sobre el patógeno de la salmonela

La culpa de los brotes epidémicos no es de Darwin, sino de los cambios medioambientales

Hasta ahora se pensaba que determinadas enfermedades epidémicas causaban nuevos brotes a lo largo de la historia, a causa de mutaciones o nuevos genes en los patógenos. Esto, además, pretendía explicar por qué los rebrotes llegaban a ser, incluso, más virulentos que la primera explosión conocida de la enfermedad. Básicamente, la evolución darwiniana mandaba que microorganismo se adaptara para sobrevivir, modificando genéticamente su estructura de cara a una invasión masiva que garantizase su expansión. Así, tras encontrar el organismo humano sus propias armas para derrotar al invasor, este se rearmaba con nuevas mutaciones y genes, preparados para resistir las defensas y antibióticos y atacar con mayor fuerza, lo que suponían daba lugar periódicamente a brotes epidémicos potenciados por la adaptación genética de la especie. Sin embargo, un equipo de investigadores de diversos centros de Reino Unido y Francia han descubierto que no es Darwin el responsable de estos brotes epidémicos, sino los cambios en el medio ambiente.

A través del estudio del patógeno de la salmonela, los investigadores trataron de descubrir si la microevolución de esta bacteria en el ser humano, causante de una grave fiebre entérica, tenía que ver con cambios genómicos. La historia conocida microbiológicamente de este microorganismo se remonta a 1898. A partir de ahí se identificaron siete linajes de la bacteria, determinando que el serotipo Paratyphi A se originó hace 450 años. Durante ese tiempo la población de esta bacteria a sufrido ciclos de expansión y reducción, y a lo largo de esa historia también se han producido mutaciones, algunas de ellas inactivando genes, otras ganándolos o perdiéndolos. Llegaron a identificarse hasta 273 mutaciones de selección darwiniana, pero la mayoría de esos cambios fueron transitorios, siendo eliminados por lo que se llama “selección purificadora”, por lo que podría decirse que la bacteria no ha cambiado sustancialmente durante siglos. El estudio en profundidad de todo esto es lo que ha llevado a los investigadores a concluir, finalmente, que la selección darwiniana no es la responsable de un crecimiento de los casos de fiebre entérica, sino que son los cambios ambientales los que están afectando a la mayor frecuencia de la enfermedad.

Fuente: PNAS

Imagen de dominio público. Test de la salmonela

No comments yet.

Deja un comentario