" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Las normas propuestas por la FAA dificultarán el uso de drones para el reparto de mercancía, como persigue Amazon

La FAA presenta una propuesta de regulación del uso de los drones

Tras meses esperando a que la FAA (Federal Aviation Administration, que quiere decir Administración de Aviación Federal) presentase su propuesta de normas para regular el uso distinto a actividades recreativas y de ocio de drones de pequeño tamaño (con un peso inferior a 55 libras, esto es, de menos de 24,95 kilos), incluso comercial, algunos no han podido reprimir su sorpresa al comprobar que, aunque las propuestas presentadas ayer finalmente por el organismo son menos restrictivas de lo esperado, dificultarían bastante los planes que diversas compañías con sede en Estados Unidos tienen para trabajar con ellos. El ejemplo más destacado de este caso es Amazon, que lleva meses pensando en utilizar drones para repartir paquetes de pequeño tamaño a clientes que vivan o trabajen cerca de un almacén de la compañía. ¿El motivo? Varias normas que lo van a complicar en extremo. ¿La más restrictiva al respecto? una que dice que la persona que está manejando el aparato (o una segunda que opcionalmente haga de vigilante del vuelo) no puede perderlo nunca de vista, lo que limita bastante la distancia a la que pueden volar.

Otras de las normas que van posiblemente a impedir a Amazon y otras compañías usar drones para repartir mercancía establecen que no pueden dejar caer objetos (según la norma en cuestión, no se puede realizar ninguna operación que parta del aparato), que deben ceder el paso a otras aeronaves y que no pueden circular de noche. Además, deben llevar marcas que lo identifiquen como una aeronave, no pueden superar los 160 kilómetros por hora (100 millas por hora) ni volar a más de 152,4 metros de altura (500 pies). No obstante, el resto de medidas que se han propuesto para regular el manejo de drones de pequeño tamaño son algo más permisivos de lo que se creía.

Así, no será necesario contar obligatoriamente con dos personas para manejar un drone (un operador y un vigilante) como parecía, sino que una misma persona podrá manejar el aparato y vigilar su vuelo. Los aparatos tampoco tendrán que contar necesariamente con un certificado de «aeronavegabilidad» como el que tienen que tener otros aparatos voladores de parecido manejo. Lo que sí deberán hacer es registrarse en la FAA para que el organismo les otorgue un número de identificación único para cada aparato.

Los drones tampoco podrán volar dentro del radio de acción de un aeropuerto, ni tampoco podrán hacerlo sobre personas que no estén relacionadas con la tarea que esté realizando el aparato. Y los encargados de hacerlos volar y controlar si recorrido tendrán que ser mayores de 17 años y superar una prueba de conocimientos aeronáuticos de la FAA cada 24 meses. Asimismo, la TSA (Administración de Seguridad en el Transporte) comprobará sus antecedentes antes de permitirles o no trabajar con drones, esto es, de otorgarle el certificado UAS específico para poder manejar aparatos no tripulados. Es en este punto donde también se ve una cierta relajación de las normas, puesto que no será necesario que cuenten con una licencia de piloto para manejarlos.

Si finalmente es aprobada la batería de propuestas en las que van incluidas las mencionadas, quedaría regulado el uso de drones para poder llevar a cabo diversas tareas, como la inspección de campos y cosechas, trabajos relacionados con investigación y desarrollo, control de tuberías de transporte de gas u otros fluidos en zonas de orografía complicada, inspección de antenas, tareas de localización de víctimas durante catástrofes, observación de la fauna y la flora, fotografía aérea y, por supuesto, con fines educativos.

Desde ayer, día en el que se publicó esta propuesta, los que quieran presentar alegaciones cuentan con 60 días para hacerlo, antes de que las propuestas se conviertan en ley tras admitir a trámite o no las alegaciones y empiecen a regular el vuelo de estos aparatos. Mientras tanto, la FAA seguirá estudiando las peticiones de excepción a las normas a las que se tienen que atener hasta ahora los que quieran utilizar drones fuera de sus ratos de ocio.

Foto: Nicolas Halftermeyer

No comments yet.

Deja un comentario