" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Big data, fabricación aditiva y ciberseguridad entre las principales carencias

La falta de información es el principal problema para el avance de la Industria 4.0 en las pymes

Internet de las cosas, big data, robótica, inteligencia artificial, machine learning, procesos de fabricación aditiva… estos son sólo algunos de los sistemas y desarrollos que están ayudando a crecer a la industria. Sin embargo, a pesar de que todos los resultados señalan la clara ventaja competitiva de los fabricantes que implementan estas soluciones, su coeficiente de implantación sigue siendo bajo. De hecho en España, aunque el nivel es similar al europeo, resulta bajo en cuanto a proyección o tendencia de crecimiento, según señala un reciente estudio de la consultora Keyland centrado en el “Coeficiente de implantación actual y tendencias de futuro de la Industria 4.0 en España“.

Según Jorge Pereira, director general de Keyland, “a las empresas en España les cuesta saber qué y dónde”, y ha señalado que generalmente son las empresas más grandes y acostumbradas a implementar este tipo de desarrollos las que están entrando en la Industria 4.0, mientras que las medianas o más pequeñas no llegan, algo que a medio plazo puede suponer una “importante pérdida de competitividad” de España frente a otros países.

Pereira apunta justamente a la falta de información como principal culpable de esta diferencia entre grandes empresas y pymes. “Hay muchas líneas de mejora -apunta- pero la gente no sabe muy bien cómo ponerlo en marcha, qué es lo que tiene que evaluar de esos procesos. No se trata de proyectos, se trata de un mogollón de iniciativas que se van ampliando o implementando de forma muy abierta”, por lo que la ausencia de una información agrupada y ordenada repercute negativamente en el interés de las pymes.

“Las empresas medianas y otras industrias -dice Pereira- no pueden copiar los modelos grandes, y las empresas de nicho como las eléctricas, papeleras o alimentarias no tienen puntos de referencia, y su coeficiente de implantación es de bajo nivel”. Pereira insiste en que es la falta de información sobre lo que pueden hacer y lo que puede costarles la que hace que estas empresas no lleguen a saber, por ejemplo, que existen programas de sensorización por 10.000 euros.

La implementación en datos

El estudio realizado por Keyland, en el que se han realizado más de 100 entrevistas, principalmente a directores y mandos intermedios del sector industrial, señala que la gran mayoría de las empresas (6,7 sobre 10) ya cuentan con equipos informatizados y máquinas conectadas con los sistemas y procesos, y sólo un 10% está en un nivel 1, equivalente a no contar con ninguna informatización en planta. Los puntos fuertes de nuestra industria están en la disponibilidad en tiempo real de la planta (más del 65%) y la flexibilidad para atender las demandas de los clientes (aproximadamente un 70%).

En cuanto a sus carencias, una de las principales ausencias del sector es la implantación de soluciones de realidad virtual y aumentada, con apenas un 7% de empresas que han implementado iniciativas de este tipo. Por contra, las herramientas cloud son las que mejor se han adaptado a las necesidades de la industria y las que más han penetrado.

Si hablamos de fabricación aditiva tenemos que sólo el 10% de los entrevistados han hecho algún prototipo o proyecto mediante este sistema, y si nos referimos a la implementación de soluciones big data, el principal obstáculo está en la falta de comprensión sobre los aportes reales de estos sistemas y la carencia de perfiles expertos, por lo que su penetración en la industria es apenas del 15%. En banca y seguros el gran volumen de datos que manejan hace que migrar a big data sea relativamente fácil para ellos, algo que no resulta tan sencillo para el sector industrial. Precisamente es la banca y los seguros los que copan a los profesionales del big data, lo que hace que haya muy pocos expertos disponibles para trabajar en otras áreas. Para las pymes la gran pregunta sigue siendo: “¿Esto para qué me sirve?”

Otro de los grandes problemas al que se enfrentan las empresas es el de la ciberseguridad. “Las industrias se han cerrado de puertas para adentro y pensaban que no habría problemas de ciberseguridad. Al abrirse las posibilidades de conexión de las máquinas este problema se ha vuelto cada vez más gordo e importante“, señala Pereira. Son las grandes empresas las que más invierten en seguridad informática, y a pesar de eso fábricas como la de Renault no pudo evitar, tras uno de los últimos ataques, pasar varios días parada, a pesar de ser  “un ataque barato y fácil“. “Si una empresa como Renault ha tenido un parón así por un ataque, qué no podrían ocasionar en industrias más pequeñas“, apunta Pereira. A pesar de los ataques, el problema de la ciberseguridad en las empresas sigue sin resolverse, algo que puede suponer un claro riesgo si seguridad e Industria 4.0 no caminan de la mano.

No comments yet.

Deja un comentario