" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

La sanción se debe a la oferta de alojamientos en Cataluña que no cumplen con la legalidad vigente

La Generalitat de Cataluña multa a Airbnb con 30.000 euros

La popularidad de nuevas compañías y plataformas que ponen en jaque a sectores tradicionales de la economía ha puesto en guardia a los empresarios y trabajadores de dichos sectores. Un ejemplo de ello es el sector del taxi, con protestas en toda Europa contra Uber, y el hotelero, que tiene en su punto de mira a los portales como Airbnb en diversas ciudades del mundo. Barcelona, en ambos casos, es una de ellas. En el caso de Uber, a las protestas de los profesionales del taxi se ha unido el expediente que la Generalitat ha abierto a la plataforma. En cuanto al portal Airbnb, cuya finalidad es poner en contacto a particulares que desean alquilar habitaciones o una vivienda para alojarse en sus viajes con viajeros que precisen alojamiento, la Generalitat ya ha ido un paso más allá, puesto que ha impuesto una multa de 30.000 euros a la plataforma por una infracción grave, el máximo permitido por la ley. ¿El motivo? Publicar anuncios de alojamientos ilegales, por lo que la Generalitat acusa a Airbnb de hacer competencia desleal al sector turístico.

Según la ley catalana, todos los anuncios de alojamientos turísticos ofertados deben incluir el número de registro de Turismo, algo que Airbnb no obliga a tener. Otro de los motivos de la sanción es la publicación de anuncios de alquiler de habitaciones para estancias cortas en viviendas particulares de Cataluña, algo que no está permitido. En efecto, según la normativa de turismo de Cataluña, se pueden alquilar alojamientos particulares en la comunidad, pero sólo si se alquila la vivienda completa. Airbnb recibe así su primera sanción económica en Europa, que puede ir más allá si sus responsables no acceden a retirar de la plataforma los anuncios que no cumplan con la ley. De no hacerlo, la Generalitat amenaza con iniciar los procedimientos necesarios para bloquear el acceso a la plataforma desde cualquier IP ubicada en Cataluña. Eso sí, para poder lograrlo necesitaría la colaboración de las compañías proveedoras de acceso a Internet.

Barcelona es la cuarta ciudad del mundo en cuanto a actividad en Airbnb, por detrás de Nueva York, París y Londres, y su impacto económico es bastante significativo en las principales ciudades en las que opera. En el caso de Barcelona, y según un estudio que la propia empresa llevó a cabo a principios de este año, Airbnb es el origen de 4.310 puestos de trabajo en la ciudad, a la que genera unos beneficios de 128 millones de euros. No es la primera ciudad en la que Airbnb tiene problemas con las autoridades, puesto que ya los ha tenido en localidades como Nueva York, ciudad de la que ha eliminado recientemente unos 2.000 anuncios de alojamientos ilegales; o San Francisco, donde ha comenzado a pagar tasas hoteleras. Habrá que esperar a ver cómo evoluciona la situación, y si La Generalitat y Airbnb consiguen finalmente llegar a un acuerdo satisfactorio para todas las partes implicadas.

 

No comments yet.

Deja un comentario