" />
Cacahuetes
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Un nuevo compuesto ayuda a reducir la hipersensibilidad sin efectos adversos

La harina de maní que no pondrá en peligro a los alérgicos

Tener intolerancia a un alimento puede hacer pasar más de un mal rato digestivo al que la padezca. Tener alergia es otra cosa. Con una alergia, el organismo reacciona ante ese alimento como los 300 cuando Jerjes quiso pasar las Termópilas. A veces, la respuesta del sistema inmune es tan brutal que puede causar la muerte de la persona. Cuando alguien descubre (y no tras una experiencia agradable) que es alérgico a algo que se come, buena parte de su obsesión vital será leer de arriba a abajo la lista de ingredientes de todo lo que pretenda tomar contacto con su cuerpo. Porque la cosa no es tan fácil como no comer almendras o fresas o lo que sea que produce la reacción. El tema de las alergias trae de cabeza a médicos y pacientes. El número de intolerancias, hipersensibillidades y alergias aumenta casa año. En ocasiones hay productos que generan hipersensibilidad a otros, y convertirse en alérgico a algo aumenta las posibilidades de ser alérgico a más cosas. No es para tomárselo a guasa, ni mucho menos.

Hay más de 170 alimentos que producen alergia. A veces, productos que no tienen nada que ver con el alérgeno resulta que lo contienen. ¿Esperarías encontrar maní en una crema facial? Pues una tarde de tratamiento de belleza podría acabar en un cóctel de antihistamínicos con visita (no de cortesía) a Urgencias. Precisamente en el caso del maní, una de las alergias a frutos secos más frecuentes, parece que hay una esperanza que, además, podría extenderse a alérgico a otro tipo de alimentos. Según publica la American Chemical Society, un equipo de científicos, liderado por la profesora Mary Ann Lila, ha desarrollado una harina que permitiría ayudar a tolerar mejor las alergia a algunos alimentos.

Mediante un tratamiento experimental de desensibilización, administrando cantidades muy pequeñas del alérgeno a los pacientes, se ha logrado cierto éxito con algunos pacientes. Sin embargo, según explica la ACS, la harina de maní tostado molido que se usa puede desencadenar efectos secundarios bastante graves. Ante esto, Lila y su equipo se pusieron manos a la obra para diseñar una nueva harina, capaz de ayudar en los procesos de desensibilización sin producir efectos peligrosos. Para ello se echó mano de los polifenoles, unas moléculas que se encuentran en sustancias vegetales como la cerveza, el vino, las uvas, el chocolate, el maní o las nueces, entre otras. Se ha descubierto la importancia de los polifenoles en el organismo por su potente acción antioxidante, por lo que parece incidir en el menor riesgo de contraer cáncer o enfermedades cardiovasculares.

Lo que se hizo fue crear una harina modificada en la que se unieron polifenoles de arándanos con proteínas de maní. Aunque dicho así parece sencillo, lo cierto es que no lo fue, pero el resultado es una harina que contribuye al proceso a las terapias de desensibilización de forma positiva, sin provocar respuestas alérgicas indeseables. Algo que, según los investigadores, se podría aplicar con éxito a las alergias a otros alimentos.

Fuente: American Chemical Society

Imagen: Wikimedia Commons. Autor: H. Zell

 

 

No comments yet.

Deja un comentario