" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Un estudio, realizado durante 38 años, muestra los efectos socioeconómicos del consumo habitual de cannabis

La marihuana te manda a lo más bajo de la sociedad

Podría parecer una afirmación interesada, pero está basada íntegramente en un estudio realizada por un equipo de investigadores de las universidades de California y Duke, y que recientemente se ha publicado en la revista Clinical Psychological Science. Como dice Magdalena Cerdá, investigadora principal de estudio, este trabajo no busca apoyar argumentos a favor o en contra de la legalización del cannabis, sino mostrar los efectos a largo plazo de su consumo en los sujetos estudiados.

Ha sido un trabajo de largo recorrido, que ha hecho un seguimiento a 1.037 niños nacidos entre 1972 y 1973 en Dunedin (Nueva Zelanda) durante 38 años. El grupo contenía personas con todo tipo de situaciones socioeconómicas y de salud, y pasaron controles de seguimiento a los 3, 5, 9, 11, 13, 15, 18, 21, 26, 32 y, finalmente, a los 38 años. Posteriormente se incluyeron 947 personas más (consumidoras de cannnabis) con edades comprendidas entre los 18 y los 38 años.

Los resultados, básicamente señalan que los fumadores habituales de cannabis (cuatro o más días a la semana durante varios años), acabaron en una clase social más baja que la de sus padre y tuvieron trabajos peor remunerados y menor cualificados que los que no eran fumadores regulares. El estudio también verificó que los fumadores habituales tuvieron más dificultades financieras, laborales y de pareja, empeorando con el paso de los años conforme mantenían el hábito.

En algunos casos el consumo de marihuana trajo consigo una condena penal en el país, pero aún cuando las personas no sufrieron condenas por ello, su consumo regular igualmente condujo a problemas económicos y sociales. En ocasiones coincidía consumo de cannabis y exceso de alcohol, dando lugar igualmente a un descenso en la clase social, comportamientos antisociales y problemas en el trabajo o en las relaciones, pero los resultados de la investigación vieron que los dependientes del cannabis tuvieron muchas más dificultades financieras que los que eran dependientes del alcohol. Aunque dado que el consumo de alcohol está más extendido que el de cannabis, los problemas asociados al alcoholismo están más extendidos, pero son los del cannabis los que tienen más consecuencias para la persona y su entorno.

Fuente: APS

No comments yet.

Deja un comentario