" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

La NASA está trabajando en el desarrollo de tecnologías médicas no invasivas para regenerar huesos y músculos

La medicina de la ciencia ficción, más cerca de la realidad

Los aficionados a la ciencia ficción están acostumbrados a ver, en los capítulos de series como Star Trek, pruebas médicas increíbles. En la enfermería de la nave Enterprise son habituales los diagnósticos de enfermedades sólo con pasar una especie de escáner por encima a los pacientes, y tampoco son extrañas las regeneraciones de huesos o tejidos dañados en unos minutos. Sólo con pasar unas máquinas sobre la zona afectada o utilizar una especie de puntero láser de colores, las heridas desaparecen como por arte de magia y los huesos rotos sueldan en segundos. Ojalá fuese esto posible en el mundo real ¿verdad? Muchos menos problemas e inconvenientes para los enfermos, que tardarían muchísimo menos tiempo en recuperarse y sufrirían menos secuelas. Afortunadamente, puede que estas escenas no estén tan lejos de convertirse en realidad como creemos. Todo gracias nada menos que a la NASA, que está trabajando, junto con la compañía texana GRoK Technologies, en el desarrollo de nuevas tecnologías médicas que permitan la regeneración de huesos y tejidos musculares.

Para ello, la NASA ha firmado dos acuerdos en materia de licencia de uso de patentes con GRoK Technologies, gracias a los que se contribuirá al desarrollo de nuevas técnicas de biotecnología con múltiples aplicaciones. Y no sólo en el espacio, sino también en la Tierra. Ambos son el resultado de los trabajos llevados a cabo por el Programa de Transferencia de Tecnología de la NASA, cuya finalidad es dar a conocer las investigaciones y la tecnología que la agencia utiliza en sus misiones espaciales al público en general, de manera que puedan utilizarlas para diversos proyectos de investigación y desarrollo.

Los acuerdos afectan a cuatro patentes, que tanto la agencia como GRoK podrán utilizar para desarrollar nuevos sistemas de regeneración. En concreto, la NASA está interesada en el potencial que estas tecnologías ofrecen para ayudar a los astronautas a combatir la osteopenia, una enfermedad consecuencia de la pérdida de masa muscular y densidad ósea producto de la falta de gravedad que experimentan durante los viajes espaciales. Por su parte, GRoK Technologies utilizará las patentes en el desarrollo de dos plataformas.

En la enfermería de la Enterprise hay muy pocos aparatos, pero son increíblemente eficacesEn la enfermería de la Enterprise hay muy pocos aparatos, pero son increíblemente eficaces

La primera se denomina BioReplicates, y permitirá a sus usuarios crear tejido humano en tres dimensiones, que puede utilizarse para la prueba de cosméticos, medicinas y otro tipo de productos, y ver así su nivel de eficacia, así como los efectos adversos que producirían en los humanos. Gracias a ella, estas pruebas tendrían un coste mucho más económico y serían más fiables y precisas. No sólo eso, sino que también contribuiría a reducir, o incluso eliminar, las pruebas que muchos laboratorios hacen con animales, que no son nada agradables precisamente, y que en muchos casos suelen tener muy malas consecuencias para ellos.

La segunda plataforma se llama Scionic, y está pensada para contribuir al desarrollo de dispositivos médicos para atajar inflamaciones y dolores óseos y musculares, tanto en humanos como en animales. Estos dispositivos combatirían los problemas de forma no invasiva, y sin necesidad de tener que utilizarlos de forma conjunta con medicamentos.

Ambos organismos han mostrado su satisfacción por el acuerdo alcanzado, que conducirá al desarrollo de la biotecnología y la medicina. Así, Yolanda Marshall, directora de la Oficina de Oportunidades Estratégicas y Desarrollo de Colaboraciones del Centro Espacial Johnson de la NASA en Houston, ha comentado: «Las investigaciones en biotecnología que se están llevando a cabo en la Estación Espacial Internacional y en los centros de la NASA repartidos por el país siguen contribuyendo a los avances en tecnología de vanguardia. Este acuerdo mejora aún más la capacidad de la NASA para compartir los descubrimientos únicos que se hacen en las investigaciones relacionadas con el espacio». Por su parte, el fundador y CEO de GRoK Technologies, Moshe Kushman, ha comentado, al hilo de la firma de los acuerdos, lo siguiente: «Ya no es algo propio sólo de la ciencia ficción. Todo indica que las ciencias que tengan que ver con la vida cambiarán de una manera brutal en las próximas décadas del siglo XXI. Y GRoK está trabajando para definir lo que será la vanguardia de una nueva ola científica.»

A la vista de estas declaraciones, y analizando lo que estas y otras tecnologías pueden ayudar a conseguir, es muy probable que la medicina de dentro de cincuenta o sesenta años tenga bastante poco que ver con la actual, como ya apuntan algunos descubrimientos. Y, sin duda, será para el bien no sólo de los enfermos, sino también de los profesionales de la medicina.

Foto texto: Donielle

No comments yet.

Deja un comentario