" />
Museum experience
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

La suma de una app y un sistema de localización indoor permite al visitante moverse por el museo y su patrimonio

La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando ya es futuro

Imagina por un momento que vas a viajar a otra ciudad. Dispones de poco tiempo, así que imagina también que antes de salir de casa organizas desde tu móvil tu visita por los museos locales para ver sólo las obras que te interesen. Y puestos a imaginar piensa cómo sería saber exactamente dónde se encuentran los cuadros que quieres y cómo llegar hasta ellos. ¿Y si tuvieses todo el tiempo del mundo para deambular por las salas del museo? Podrías ir con tu familia y tener una audioguía específica de las obras más interesantes adaptada a tu hijo de 6 años, otra para tu hija, que se está preparando la selectividad y algunos de esos cuadros entran en el examen y, cómo no, otra para ti donde te expliquen de forma sencilla lo más importante y curioso del patrimonio del museo. Y como imaginar es gratis, pensemos que eso ya es posible y que está, por ejemplo, en el museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, el primero en Europa en disponer de una tecnología que hará que sus visitantes puedan disfrutar de sus salas e instalaciones como nunca antes lo habían hecho.

Pasado y futuro, tradicionalmente opuestos, se descubren ahora juntos y vivos dentro de este museo, inaugurado oficialmente en 1752 y custodio de un riquísimo patrimonio con más de 1.400 pinturas, 600 esculturas y 15.000 dibujos, además de estampas, muebles, platería, orfebrería, porcelanas, etc. Muchas, obras emblemáticas que sólo descansan, contemplando el ir y venir de la gente desde hace siglos, en las paredes de este espacio. Aparentemente nada cambiará en el semblante de la institución, sin embargo un acuerdo con Mobile Experience y Aruba Networks permitirá que los visitantes de la Real Academia dispongan en su móvil de toda la información necesaria para conocer las obras y moverse por el interior de museo. Aruba Networks ha sido el responsable de proveer la infraestructura necesaria, mientras que Mobile Experience se ha ocupado de la implementación.

Comienza la visita

Ya sea en su casa o directamente por la wifi gratuita del museo, el usuario sólo tiene que conectarse a Internet y descargarse (gratis también) la aplicación Museum Experience (para iOS y Android). El que la haya descargado en casa podrá comenzar en ese mismo momento a diseñar la visita que quiere hacer, señalar los cuadros que quiere ver y pedirle a la aplicación que genere una ruta dentro del museo, para orientar al visitante hasta cada una de las obras elegidas. Una vez instalada, la app puede detectar automáticamente el idioma del teléfono y se adapta al mismo, dando los contenidos y la información en ese idioma, aunque para la ap de este museo sólo están de momento en castellano y en inglés. Si el idioma no está entre los disponibles, igualmente la aplicación queda accesible se tenga el idioma que se tenga.

Museum Experience

Las visitas son personalizables. Se pueden adaptar al tiempo disponible (una, dos o tres horas, por ejemplo) o al tipo de persona (niños, estudiantes, adaptada a personas con movilidad reducida, etc.). Además de guiar la visitante dentro del museo, la app pone a su disposición una completa ficha informativa de cada una de las obras, junto con fotos y audios y, a futuro, vídeos también. Para lograr que la aplicación resulte liviana (menos de 10 Mb) todo el material de apoyo se aloja en la nube, accesible desde cualquier punto siempre que se esté conectado a Internet.

Fácil también para el museo

El sistema funciona igual que un GPS, pero en interior. Cada sala del museo tiene una media de tres beacons que triangulan la posición del visitante y se la muestran dentro del plano de la app. Si quiere ver, por ejemplo, la estatua del Ángel caído y el retrato que le hizo Goya a “La tirana”, la app le va marcando la ruta más corta a seguir, pero igual si quiere ir al baño, a la cafetería o a la tienda del museo. Si uno decide ir por otro camino o se equivoca, la app corrige la ruta y redirige al visitante. En total la planta primera del Museo cuenta con cerca de 45 beacons (cada uno cuesta unos 60 euros), que logran posicionar al visitante en el mapa con una precisión de +/- 1 metro, dado que el tipo de recinto no requiere una mayor exactitud. De ser necesario reducir el margen de error en la ubicación sólo había que añadir más beacons.

Museo Academia BBAA San Fernando_2

La ventaja de emplear la infraestructura de los beacons (gestionada por Aruba Networks) es que no requieren ningún tipo de instalación. En edificios históricos como este de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, decir que tienes que agujerear las paredes puede suponer un problema. Los beacons son cajetines realmente pequeños que, simplemente, van colocados en las cornisas sin ningún tipo de cable. Emiten señales de radio por medio de bluetooth de bajo consumo a intervalos regulares, por lo que no es de extrañar que su batería pueda llegar a aguantar hasta dos años. La diferencia de los beacons con los puntos de acceso es que estos últimos te localizan por periodos de entre 7-8 segundos, mientras que los beacons lo hacen en tiempo real. Dependiendo del tamaño y la distribución del lugar esos 8 segundos pueden ser importantes para mantener la ruta hacia un destino determinado. La app desarrollada por Mobile Experience puede gestionar en remoto la activación y desactivación de los beacons, cambiar los mensajes que emiten o comprobar la carga de la batería.

Beacon de ArubaUno de los beacons de Aruba, junto al detector de movimiento, ubicados en el museo de la RABASF. Su tamaño es muy reducido y su instalación tan sencilla como adherirlo a la pared o colocarlo sobre un marco, en un punto alto.

Para los museos no sólo puede resultar interesante por ofrecer a sus visitantes algo totalmente nuevo y realmente útil, también porque la aplicación recoge información sobre el uso de la app. Así es que los museos pueden saber si las rutas son interesantes, cuáles son las obras más visitas, aquellas frente a las que los visitantes se quedan más tiempo, las audioguías más escuchadas, si el público concluye los recorrido e, incluso, ver los mapas de calor de las salas. Información que puede ser muy útil para la institución si necesitan en un momento determinado controlar el acceso o gestionar las aglomeraciones de gente. Si el museo reubica obras dentro de sus instalaciones o da cabida a una exposición temporal, en apenas una mañana toda la información de la app puede estar actualizada, así como nuevos los recorridos para no perderse nada.

La simbiosis de los beacons de Aruba Networks y la aplicación de Mobile Experience da lugar a una interesante tecnología indoor, muy exportable a otros entornos. ¿Qué tal no necesitar hacer checking en un hotel, sino que te detecte nada más entrar por la puerta, te diga tu número de habitación y te permita abrir la puerta de la misma desde el móvil? ¿Y preparar tu recorrido por el centro comercial según tu lista de compra para que sea más rápido y eficaz; o que te indique donde están los aseos o los cajeros y sus respectivas colas? ¿Qué tal que te identifique nada más llegar a un hospital, te ayude a llegar a la zona donde tienes tu consulta, te informe del tiempo de espera (por si te quieres tomar un café mientras) y el camino más rápido para tomar los ascensores? Puestos a imaginar…

No comments yet.

Deja un comentario