" />
Anciano
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Un estudio demuestra que los que preven su futuro financiero tienden también a hacerlo con su salud

La relación psicológica entre la esperanza de vida y la previsión financiera

¿Qué tienen en común las personas que practican algún tipo de actividad física para mejorar la salud y con las que contratan un plan de pensiones? A simple vista puede que no haya mucha relación, pero los psicólogos han descubierto que se parecen más de lo que creen. Al menos psicológicamente, ya que los mecanismos psicológicos que mueven a una persona a mejorar su esperanza de vida futura cuidando su salud en el presente, son los mismos que hacen que otra se preocupe de asegurarse una jubilación tranquila.

Los comportamientos financieros y los hábitos de salud responden a una misma estructura de pensamiento que plantean dos grandes grupos: el de los que buscan la recompensa inmediata y la de aquellos que se plantean las recompensas a futuro. Esta afirmación proviene de un estudio realizado por Timothy Gubler y Lamar Pierce, y publicado en la revista Psychological Science y que reproduce la Association for Psychological Science, emprendido para responder a una interesante cuestión: ¿la mala salud física y financiera están motivados, internamente, por los mismos factores psicológicos? La respuesta ha sido que sí.

Durante el estudio encontraron, por ejemplo, que aquellas personas que se decidían a contribuir a un plan 401 (k) de jubilación, servía como indicador de las medidas que esa misma persona tomaría para corregir sus hábitos de vida y volverlos más saludables. Tras un examen médico, pagado por su empresa y cotejado luego por los médicos de cabecera, en el que los resultados indicaban, en muchos casos, una salud deficiente. En un primer momento, tras las pruebas, el 97% de los empleados tuvo algún dato anormal en los exámenes de sangre, y para un 25% de ellos reflejaba un problema severo. A los empleados se les dio información médica acerca de los riesgos que suponía, a largo plazo, el mantener sus actuales hábitos de vida. Luego se hizo un seguimiento de los mismos durante un periodo de dos años, relacionando por una parte los cambios en su estilo de vida y la adopción de métodos de planificación financiera.

Después de esos dos años lo que se vio es que los empleados que habían elegido un plan 401 (k) para prever su futuro, también mejoraron significativamente su salud. De hecho lo hicieron más que los compañeros que no adoptaron medidas financieras de previsión. La conclusión de los investigadores es contundente en ese sentido: “los mismos factores psicológicos subyacentes vinculados a la planificación de la jubilación, también predicen los comportamientos de las personas para mejorar su salud“. Estos factores psicológicos son los que definen al tipo de persona que toma medidas ante un riesgo a fin de evitarlo, y al tipo de persona que, ni diciéndoles que están caminando hacia un agujero, hacen algo para desviarse de ese camino si ello implica abandonar la satisfacción inmediata.

Imagen: Alex Proimos

No comments yet.

Deja un comentario