" />
Robot construido con piezas impresas en 3D
ZOOM
GALERÍA
1 COMENTARIO

Desarrollos en impresión 3D desde la UCLA

La revolución de la impresión 3D

Aún está por descubrir y desarrollar todo lo que puede dar de sí la impresión 3D. Hasta el momento sólo se han apuntado a través de los medios las posibilidades más innovadoras y espectaculares: un cráneo impreso en 3D con el que se ha hecho un trasplante completo a una mujer, una mandíbula, tejido vivo para órganos, impresionantes maquetas, prótesis… raro es el día que no aparece en las redes alguna noticia sobre un nuevo uso de esta tecnología. Y hay mucho más por explorar. En este sentido, Dan Gordon acaba de publicar en el UCLA magazine, un noticia en la que cuenta cómo se está enfocando el uso de la impresión 3D en la Universidad californiana. Una tecnología nacida de las necesidades de prototipado de las ingenierías, y que se está metiendo poco a poco dentro de los entornos domésticos y empresariales de casi cualquier sector.

Gordon compara las posibilidades de la impresión 3D con la disponibilidad permanente las 24 horas del día, los 7 días de la semana, de Internet. Algo que nos puede dar acceso, en cualquier momento, a una disponer de casi cualquier tipo de pieza tridimensional. Según explica Gordon, un grupo de estudiantes de arquitectura de la UCLA presentaron, el otoño pasado en 3M FutureLab de Munich, un completo apartamento de 37 m2 impreso en 3D, desde los muebles a los sanitarios y la cocina. Algo que se ha calificado de futura “revolución industrial” en la que se espera que la impresión 3D supere a la construcción en la arquitectura. De hecho, la ciudad de Amsterdam dispondrá también de un edificio entero impreso en 3D.

La moda es también un sector que está explorando las posibilidades creativas de la impresión 3D. Posibilidades que han contado con el apoyo de personalidades como Lady Gaga o Björk, vistiendo diseños creados exclusivamente con esta tecnología. Las ventajas que aporta sobre las técnicas clásicas de patronaje es, justamente, que no necesita patrones, ni cortes, ni costuras. El modelo se crea a medida, casi de una sola pieza. Igualmente impresionantes son los trabajos realizados por estudiantes del departamento de Arquitectura y Diseño urbano de la UCLA, que han diseñado un espectacular monopatín extremadamente ligero que ya ha despertado el interés de los skaters. Sin duda, la posibilidad de imprimir y reemplazar ellos mismos las piezas que se puedan romper aumenta las posibilidades de personalización y las autocreaciones.

La impresión 3D resulta atractiva por otros muchos motivos, como el ahorro de materiales, ya que el propio sistema aprovecha al máximo el filamento plástico, evitando desperdicios innecesarios. La unión de diseño e impresión 3D, junto con el desarrollo de los nuevos materiales de impresión, están cambiando ya los sistemas tradicionales de producción. Uno de los principales obstáculos para un uso industrial de esta tecnología era la lentitud a la hora de producir una única pieza, algo que está mejorando día a día, aunque no lo suficiente para sustituir las técnicas tradicionales de producción. Lo que sí está claro es que con los avances de este sistema, las empresas pueden ahorrarse una gran cantidad de costes en concepto de transporte de determinados materiales y en la fabricación de prototipos, ya que el destinatario puede encargarse de la creación de algunos de los materiales que necesite. Estas posibilidades en lo referente al autoabastecimiento de repuestos 3D bajo demanda es algo que ya está empleando el ejército estadounidense. Una forma, igualmente, de evitar stocks e inventarios.

Las características del sistema de impresión por deposición fundida, el más popularizado para impresión doméstica hasta el momento, y más accesible para desarrolladores y diseñadores, permite a su vez una creación barata de muchos componentes, por lo que se ha asociado con diversos proyectos de apoyo a los países en vías de desarrollo, como en el caso de las prótesis de manos creadas por Robohand. En este sentido, estudiantes de UCLA han diseñado un prototipo de férula que se puede adaptar a las muñecas de cada paciente y proporcionar una ayuda a personas de países con pocos recursos, de forma rápida y económica, ante diversas lesiones en la mano. A mayor penetración en la sociedad, mayor abaratamiento de los costes tanto de las impresoras como de los materiales, algo que puede redundar en beneficio de toda la sociedad pero, qué duda cabe, especialmente de lo que menos acceso a los recursos tienen. Al menos hasta que la industria tradicional no lo tache de amenaza.

Según explica Gordon, Guillaume Roels, de la Anderson School of Management de la UCLA defiende que la impresión 3D abrirá la puerta “a la innovación en masa, donde la competencia tiene menos peso en la capacidad de fabricación y gestión de procesos y más los activos intelectuales de las personas”, capaces de imaginar y crear nuevos productos. Roels asocia además la revolución digital con los cambios que puede llegar a generar la impresión 3D. “¿Quién sabe -dice-, puede que un segundo Silicon Valley salga de esto.”

Imagen: Fátima Gordillo (TnL) en la 3D Printer Party de León 2014

 

One Response to La revolución de la impresión 3D

  1. david 20 Noviembre, 2016 at 10:29 #

    Es cierto que es un proceso lento, una pieza puede tardar bastantes horas en ser fabricada, pero también es cierto que por otros procedimientos puede tardar más, además puedes obtener prototipos por impresión 3d a un costo muy bajo. Es realmente sorprendente.

Deja un comentario