" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Gracias al proyecto After Dark, los internautas recorrerán el museo de noche con unos robots controlados de forma remota

La Tate Britain permitirá visitas nocturnas por Internet

Visitar un museo determinado por la noche es uno de los deseos secretos de muchos aficionados al arte. En ocasiones, algunos lo hacen posible al organizar visitas nocturnas, pero sólo para unos pocos afortunados. No es, por tanto, algo que resulte sencillo conseguir. Y menos si el museo que les interesa se encuentra a miles de kilómetros de distancia. Algo que puede empezar a cambiar gracias a iniciativas como la del Museo Tate de Londres, que va a permitir este mismo año, visitar la Galería Tate Britain por la noche a través de Internet.

Para ello utilizará varios robots, que podrán controlarse de forma remota a través de la red. Esta iniciativa pionera se va a desarrollar gracias al proyecto ganador de su certamen IK Prize, creado con el objetivo de desarrollar un sistema que permita disfrutar de cómo es un museo real, sólo que a través de la Red. En esta su primera edición, el galardón ha correspondido al proyecto denominado After Dark. Ha sido desarrollado por un equipo de tres diseñadores (Tommaso Lanza, Ross Cairns y David Di Duca) que recibirán como premio 10.000 libras esterlinas, así como otras 60.000 para desarrollarlo. Se espera que el proyecto esté listo para empezar a funcionar este mismo verano.

After Drak se impuso a otros tres proyectos: uno que pretendía distribuir placas explicativas de obras de arte a través de redes sociales, otro con el que se pondría a disposición del público una visita del museo desde el punto de vista de un niño, y un tercero, pensado para reproducir obras clásicas del arte británico en un servidor público de Minecraft. Con este proyecto, cada vez que las luces de la Tate Britain se apaguen y se cierre su acceso a los visitantes, se activarán los cuatro robots previstos para hacer las visitas nocturnas, y serán los propios internautas, que tendrán que conectarse a una página web específica para acceder al recorrido virtual por el museo, los que los manejen. De esta forma podrán visitar las zonas que prefieran.

Cada visitante contará con una cuenta de usuario, con su nombre de acceso y su contraseña, lo que permitirá construir también una comunidad online de aficionados al arte. Es de suponer que habrá bastantes internautas con ganas de probar el sistema, por lo que es posible que, como en la vida real, se formen colas para manejar los robots. En este caso, el turno de uso para manejarlos también será como en el mundo real: por orden de llegada. Todo muy británico.

Foto portada: Tate Photography

No comments yet.

Deja un comentario