ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea falla en contra de Francia y Luxemburgo, que deberán subir el IVA de los ebooks al tipo general

La UE dice que los ebooks no son libros y deben pagar más IVA

Marchando una de incongruencias: resulta que, según ha dictaminado el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, los libros electrónicos no son libros, por lo que no pueden estar gravados con el mismo IVA que los libros en papel, que es de tipo reducido en muchos países de la Unión Europea. Y así de anchos se han quedado, mientras los lectores europeos nos estamos quedando perplejos al conocer la noticia. Resulta que como los libros electrónicos no tienen tapas ni hojas, el Tribunal no los considera un libro, sino un servicio, dado que es necesario un dispositivo para poder acceder a su contenido.

Como consecuencia, tanto Francia como Luxemburgo, los primeros países de la Unión Europea que aplicaban desde finales del año 2012 un tipo de IVA reducido a los ebooks tendrán que subirlo hasta el tipo general vigente en ellos. Así, Francia deberá aumentarlo del 5,5 por ciento al 20 por ciento. Por su parte, Luxemburgo deberá subir el IVA de los libros electrónicos del 3 al 17 por ciento. Y ¿quien tiene la culpa de esto? Pues una directiva de la Comisión Europea aprobada en 2009, según la cual el IVA reducido sólo puede aplicarse a libros en soporte físico, y no a los disponibles en formato electrónico. Por lo tanto, cuando ambos países comenzaron a aplicar el tipo de IVA reducido también a los ebooks, a la Unión Europea no le quedó otro remedio que denunciar a los dos por violar las leyes que regulan el IVA.

Falta por saber qué sucederá con Italia, que ha decidido bajar hace apenas un par de semanas el IVA de los libros electrónicos al 4 por ciento (tipo superreducido), y que para saltarse esta normativa redefinió el concepto de libro. Así, un libro sólo podía considerarse como tal si tenía ISBN, ya fuese en formato digital o impreso. Los que no contasen con dicho ISBN, no obligatorio para determinados formatos y tiendas de libros electrónicos, como sucede con el .mobi de Amazon, deberían seguir gravados con el 22 por ciento de IVA. Si la Unión Europea traga con esta triquiñuela del ISBN o no está por ver, y en caso de que no sea así, Italia puede enfrentarse también a una demanda como Francia y Luxemburgo.

Seguro que más de uno de vosotros ya se ha preguntado por qué no se hacen los cambios necesarios para acabar con este sinsentido, puesto que basta un acuerdo a nivel europeo para modificar esta directiva o promulgar una nueva que elimine esta limitación que muchos vemos como absurda. Misterios de la política. Un cambio al respecto puede tardar años en producirse o no llegar nunca, mientras vemos cómo los libros electrónicos no sólo no terminan de despegar, sino que gracias a directivas como esta, un libro llega muchas veces a costar más caro en formato digital que en papel.

Foto: Maximilian Schönherr

No comments yet.

Deja un comentario