" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Si es declarada culpable, la compañía se enfrenta a una multa de hasta el 10 por ciento de sus ingresos anuales

La Unión Europea acusa formalmente a Google de abuso de poder por Android

Hace ya varios meses que la posibilidad de que la Unión Europea actuase contra Google por abuso de posición dominante por Android comenzó a cobrar fuerza. La UE estaba investigando las prácticas del gigante de Mountain View a la hora de llegar a acuerdos con los fabricantes de teléfonos móviles de cara a los requisitos que deben cumplir para instalar en ellos su sistema operativo para móviles. Y lo que ha descubierto no ha debido gustarle. Ahora Google, que ya se ha enfrentado a la Comisión Europea en otras ocasiones, debe defenderse de las acusaciones, ya que se enfrenta a una multa millonaria si es declarada culpable de las acusaciones, que supondría hasta el 10 por ciento de sus ingresos anuales,además de tener que hacer las modificaciones en Android que la comisión encargada del caso estime necesarias.

Según la UE, Google ha infringido las leyes europeas antimonopolio en relación con Android, ya que para poder su sistema operativo para móviles en sus terminales obliga a los fabricantes a preinstalar Google Search y el navegador Chrome, además de hacerles designar a Google Search como servicio de búsqueda predeterminado como condición para poder contar con las apps de Google. Además, la compañía también hace que los fabricantes no vendan dispositivos móviles con otros sistemas operativos cuyo desarrollo esté basado en el código de Android. Y no sólo eso, sino que también ha ofrecido incentivos económicos a fabricantes y operadores de telefonía móvil si presinstalan de forma exclusiva Google Search en los dispositivos que venden y fabrican.

Para llegar a una conclusión en este caso, la comisión analizará los contratos de la licencia de uso de Android que obligan a la preinstalación de determinadas apps de Google en dispositivos móviles- Además, también se examinará los acuerdos de exclusividad de Google con varias empresas y la manera en que regula el uso de las versiones de Android.

Por supuesto, Google puede hacer alegaciones para defenderse, y no ha tardado en enviar una respuesta por escrito a las acusaciones de la UE: “La Comisión Europea ha estado investigando nuestra forma de actuar, y hoy ha emitido una Declaración de Objeciones, en la que hace preguntas sobre su impacto en la competencia. Nos tomamos estas preocupaciones en serio, pero también creemos que nuestro modelo de negocio mantiene bajos los costes de los fabricantes, y su flexibilidad elevada. Todo al mismo tiempo que se da a los consumidores un control sin precedentes de sus dispositivos móviles. Los acuerdos con nuestros socios han contribuido a fomentar la creación de un increíble y, lo más importante, sostenible, ecosistema, basado en el software y la innovación abiertos. Esperamos trabajar con la Comisión Europea para demostrar el cuidado con el que hemos diseñado el modelo de Android de forma que sea bueno para la competencia y para los consumidores“.

Google también alega en su respuesta que sus acuerdos con sus socios son completamente voluntarios, y que cualquiera puede utilizar Android sin Google, ya que se puede descargar gratis todo el sistema operativo, modificarlo a placer, e instalarlo en un móvil. Según la compañía, hay empresas como Amazon que así lo hacen. Además, los fabricantes que quieren participar en el ecosistema de Android se comprometen a probar y certificar que sus equipos son compatibles con las apps de Android. Y también comentan que cualquier fabricante tiene completa libertad a la hora de instalar apps de colocar las que quiera en sus teléfonos y tablets además de las apps de Google.

Pero la Comisaria Margrethe Vestager no está convencida de lo que alega Google, al igual que el resto de la Comisión: “según las investigaciones que hemos hecho hasta ahora, creemos que el comportamiento de Google niega a los consumidores una posibilidad más amplia a la hora de elegir apps y servicios, además de interponerse en el camino de otros actores y romper las reglas antimonopolio de la Unión Europea. Estas normas se aplican a todas las empresas que están activas en Europa“. Por descontado, Google va a tener la oportunidad de defenderse de estas acusaciones, pero no pinta my bien para la compañía en este caso.

No comments yet.

Deja un comentario