" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

aventura se realiza a lomos de una Yamaha Super Teneré XT1200Z

La vuelta al mundo en 80 días con una moto IoT conectada

La aventura denominada Telefónica Yamaha Globalrider es un peculiar reto personal, social y tecnológico que une un amplio conjunto de sofisticadas y heterogéneas tecnologías, como IoT, Cloud y M2M, con la pretensión de dar visibilidad a la investigación de células madre para curar enfermedades óseas, más concretamente la necrosis avascular, mediante regeneración de tejidos a través de células madre. El objetivo es dar la vuelta al mundo en solitario, con una moto conectada que envía de forma prácticamente permanente tanto parámetros físicos del entorno y mecánicos de la propia moto, como datos biométricos del piloto. Este viaje arranca el día 27 de mayo desde la sede madrileña de Telefónica, en el barrio de las Tablas, y tendrá una duración estimada de unos 80 días con un recorrido en moto de unos 37.000 km.

El itinerario pasa por Francia, Italia, Grecia, Turquía, Azerbaiyán, Uzbekistán, Kazajstán, y Rusia hasta alcanzar el Pacífico en Vladivostok. Allí embarcará la moto en avión hasta Estados Unidos, que recorrerá de costa a costa, desde San Francisco a Miami, y de nuevo embarque en avión hasta Reino Unido, para volver desde allí al punto de partida en Madrid. Para no perderse en el recorrido, el equipamiento a bordo contiene un GPS Premium encargado de situar con precisión al piloto y llevarle por la ruta apropiada. Otros elementos de apoyo son el panel táctil de alta sensibilidad integrado, compatible con su manejo a través de los guantes del motorista.

P1020878

Toda esta aventura se realiza a lomos de una Yamaha Super Teneré XT1200Z, gracias precisamente a la esponsorización del fabricante japonés. Se trata de un modelo estándar, pero bien revisado, sin que se hayan añadido elementos específicos, con la que se cuenta para realizar el recorrido sin sobresaltos ni averías que impidan llegar a la meta. Hay una serie de puntos de control en los cuales se podrá revisar la moto y sus componentes, pero en cuanto al resto tendrá usar la información que se va recopilando para intentar anticipar problemas y realizar cambios en los puntos de control, ya que el resto del viaje se realiza en solitario y sin asistencia que le acompañe.

Todo ello podrá ser seguido en tiempo real desde la web habilitada en la plataforma Cloud de Telefónica. Allí se reflejará no sólo el punto exacto de su posición, sino un completo cuadro de mandos con los datos relevantes que va captando la moto conectada. Desde esta web se tiene acceso también al diario de ruta que irá escribiendo durante el viaje y las fotos y vídeos tomados durante el trayecto. Para facilitar esta tarea, la moto lleva una cámara delantera que va grabando en bucle y que almacena la información cuando el piloto pulsa un botón en el manillar. Además, como compañero de viaje hay un ligero dron que Hugo podrá usar en algunos sitios, preprogramando la ruta y recorrido que debe hacer, para lograr una visión exterior más panorámica de algunas partes del viaje.

Y también, como no, está siempre a mano en la web un botón donde los interesados podrán realizar aportaciones económicas al proyecto de investigación. Una donación que irá directamente a la cuenta de la Fundación para la investigación Biomédica del H.U. Puerta de Hierro de Majadahonda.

El piloto

El alma de este proyecto y piloto solitario es Hugo Scagnetti, trabajador de Telefónica y amante de las motos, que sufrió en sus propios huesos, literalmente, lo que es la necrosis avascular u osteonecrosis que generalmente, como fue su caso, ataca a la cabeza del fémur. El hueso pierde el aporte de sangre, con lo que se deteriora progresivamente, así como las zonas adyacentes. Eso lleva a dolor y reducción de la movilidad, necesitando el uso de muletas. Si la enfermedad progresa, puede llegar a ser necesaria la denominada artroplastia total de la cadera, es decir la eliminación de las zonas afectadas y su sustitución por una prótesis artificial. En el caso de Hugo, afortunadamente, fue tratado mediante un proceso de medicina regenerativa, basado en células madres, dentro del proyecto europeo REBORNE, uno de cuyos participantes era el Servicio de Hematología del Hospital Puerta de Hierro, junto con el Servicio de Traumatología del Hospital La Paz, ambos de Madrid. Los detalles pueden leerse en la zona específica de la web del proyecto, dedicada a la investigación, donde cabe destacar la última frase que indica “Para que más pacientes se puedan beneficiar de este tratamiento basado en la Terapia Celular es imprescindible la obtención de fondos para poder proseguir con estos trabajos de investigación.”

P1020872

El tratamiento ha resultado altamente eficaz y Hugo, que lleva una prótesis en la cadera izquierda y ha recibido un tratamiento con células madre en la derecha, pudo abandonar las muletas y pasar a cumplir la promesa que hizo de que, si volvía a caminar, daría la vuelta al mundo y produciría un documental de TV para recaudar fondos para reforzar la investigación científica que le ha devuelto su autonomía de acción. Los resultados de la terapia quedan patentes al ver a Hugo no sólo caminar normalmente sino incluso empujar sin problemas su moto. En su recorrido, el piloto llevará un guante que contiene sensores para monitorizar su latido, así como su atención y su emoción. Desarrollado por uno de los partners, Sociograph Neuromarketing, este guante contiene sensores que miden la conductividad eléctrica del usuario, Actividad Electrodérmica (‘Electrodermal Activity’, EDA), y saben reconocer los cambios y con ello asociarlos a los niveles de emoción y de atención. Una valiosa información acerca del piloto en esta larga travesía.

Pasarela IoT y envío a la nube

Los datos de este guante se transmiten de forma inalámbrica a un receptor que a su vez se comunica con la pasarela IoT embebida que va en la moto. Allí se reúnen los datos mecánicos de la moto, como velocidad, consumo, inclinación o presión de los neumáticos, junto con otros ambientales, como posición GPS y temperatura, hasta la frecuencia cardiaca de Hugo. La pasarela es el núcleo de esta moto conectada, ya que se encarga de recoger y centralizar la toda la información que proviene de múltiples sensores. Desarrollada por Telnet Redes Inteligentes, en colaboración con Intel y Telefónica, esta pasarela tiene como reto no sólo agrupar información de tipo diverso, sino ser resistente a todo tipo de condiciones atmosféricas y de vibración durante el largo viaje. Para garantizar su resistencia se ha optado por construir un bloque rugerizado, embutido en resina, que integra todos los elementos, al tiempo que se garantiza un consumo eléctrico moderado, ya que suministro de una moto es limitado.

Basada en un microprocesador Atom E3845 de Intel, la pasarela IoT forma parte de la familia de soluciones M2M e IoT que desarrolla y comercializa TELNET Redes Inteligentes. Este elemento se encarga de comunicarse con todos los elementos sensores, en unos casos mediante un bus interno CANBus, en otros, display de a bordo y botonera de control, de manera cableada. Por último, hay elementos, como el guante biométrico, que se enlazan mediante Bluetooth, y también hay comunicación Wifi con la cámara, para el envío de fotos y vídeo.

Usando una SIM global de Telefónica, y gracias a los acuerdos de roaming de esta compañía con otros operadores a lo largo del mundo, la información recopilada se envía por GSM a través de la plataforma Smart m2m de Telefónica, para ser almacenada en la nube, donde Acens, otra empresa del grupo Telefónica orientada a servicios de Hosting, se encarga del almacenamiento. Allí es procesada y enviada a la web, donde se muestra de forma sencilla como información agrupada. En los tramos donde haya “sombra” en cuanto a cobertura, el sistema está preparado para ir almacenando, mediante dispositivos de estados sólidos como discos duros SSD y tarjetas de memoria (con dispositivos de la firma SanDisk), toda esta información, que es transmitida tan pronto como se alcanza de nuevo una zona con cobertura GSM. Así no se pierde ningún dato de la información recopilada. El sistema genera unos 20 valores por segundo, lo que da una idea de la cantidad de datos a gestionar.

Hasta 26 partners tecnológicos han colaborado en el proyecto aportando cada uno una pieza necesaria para contar todos los elementos necesarios. Lo cual supone un complejo puzle de tecnologías a integrar para que todo funcione coordinadamente. Una situación bastante común en el mundo IoT, donde hace falta reunir diferentes conocimientos y habilidades para cooperar en un proyecto complejo. En la sección de la web destinada a la tecnología, se indica la lista completa de los partners, así como una descripción del aporte de cada uno.

Foto de portada: Facebook Global Rider

No comments yet.

Deja un comentario