Bici inteligente
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Van equipadas con radar y cámara para evitar posibles accidentes

Las bicicletas se apuntan a eso de la “inteligencia”

Reconozco que me resulta ciertamente molesto que se emplee el término “inteligente” para referirse a objetos inanimados. Ahora todo es inteligente menos los quienes tienen que serlo. Es evidente que ni los teléfonos, ni los coches, ni la ropa, ni los relojes disponen de inteligencia propia, tal y como entendemos que la tienen algunos seres humanos; pero los marketinianos y demás fauna se siguen empeñando compensar los desequilibrios del mundo dotando de cualidades las cosas. Dicho lo cual, hablaré ahora de lo que (bendita originalidad) se ha dado en llamar “bicicleta inteligente“.

El invento es, por supuesto, una bicicleta equipada con una serie de dispositivos electrónicos de seguridad, pensados para reducir el número de accidentes de ciclistas urbanos de cierta edad; y se ha desarrollado justo en el país del mundo con más bicicletas por cabeza: Holanda. Se trata de una bici eléctrica que cuenta con un sistema de radar bajo el manillar y una cámara en la parte trasera. En conjunto se encargan de controlar la distancia a la que se encuentran otros ciclistas o problemas en el recorrido del conductor. Así, cuando otras bicicletas se acercan demasiado desde atrás el sistema, conectado a un pequeño cerebro informático, alerta mediante la vibración del sillín. Sin embargo, si lo que detecta son obstáculos en el camino, lo que vibrará será el manillar.

La inteligencia de esta bici no es barata. Aunque pensada inicialmente para suplir los posibles fallos que el paso del tiempo asienta en las personas, si alguien se siente carente de reflejos o necesitado de asistencia al volante manillar, puede hacerse con una de estas por un precio que rondará entre los 1.700 € y los 3.200 €.

Pero esta holandesa de dos ruedas no es la única dotada de inteligencia. No hace mucho el gigante chino Baidu presentó su propuesta de bici inteligente, equipada con GPS, integrada con redes sociales, con sistema para monitorizar la frecuencia cardiaca, sensores para encender automáticamente las luces cuando se haga de noche y cargador para el móvil. Esta experiencia (por llamarla de alguna manera) que conjuga el deseo de evasión y actividad física con la condena a la conexión perpetua tiene por nombre DuBike. Otra propuesta inteligente es Urban M. Esta, además de mantenerte conectado con GPS, wifi, bluetooth, 3G y demás cosas imprescindibles para pedalear, es plegable y dispone de motor eléctrico para no llegar hecho un guarro al trabajo. Quizá lo más interesante de que tenga GPS incorporado es que si algún desaprensivo la roba, se puede localizar en tiempo real su ubicación. También es capaz de captar cosas como la calidad del aire, para que sepas claramente cuánto monóxido de carbono estás respirando. Otra que viene con GPS, conexiones varias y hasta puerto USB es Gi Bike, aunque esta, además de ser también eléctrica y plegable cuenta con un interesante sistema de bloqueo para evitar robos. Claro que si no quieres cambiar tu Orbea de toda la vida por nada, pero sientes que su CI no está a la altura del resto de sus compañeras de ruta, Cobi (no pienses en Javier Mariscal) es un conjunto de dispositivos que se pueden acoplar a cualquier bicicleta y convertirla en inteligente con menos riesgos que en “El cortador de césped”.

Aunque las bicis guays estén ahora tan de moda (sean hipsters o smarts), lo que no varía ni variará es el alegre deseo de pedalear por campo o por ciudad. Así que sé precavido cuando circules entre coches, no atropelles ningún perrito y, sobre todo, disfruta la simple experiencia de pedalear. Todo accesorio es accesorio.

No comments yet.

Deja un comentario