ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

A más mujeres en los mercados financieros, más estables serán estos

Las burbujas económicas, ¿culpa de la testosterona?

A raíz del estallido de la crisis en 2008 han corrido ríos de tinta, y de bits, para tratar de dar una explicación satisfactoria al tremendo desastre que ocasionó en el mundo un puñado de enfermos de ambición, algo lerdos además, sin duda. Ahora bien, ¿qué es lo que conduce al ser humano a correr riesgos desmedidos y pasar por alto toda contemplación de las posibles consecuencias? Según un grupo de investigadores de la Universidad Ben Gurion del Negev, en Israel, la culpa de todo podría estar en los niveles de testosterona o, dicho de otro modo, de la condición masculina.

El trabajo se ha centrado en determinar cómo lo que se conoce como “momento psicológico” afecta significativamente el rendimiento entre los hombres, pero no entre las mujeres. Ese momento psicológico es un estado de ánimo en el que, o bien una persona o bien un equipo, siente que las cosas en su camino son imparables, y que se sabe que está vinculado a la testosterna. En deporte se emplea esa idea del momento psicológico para definir una suerte de estado mental en el que uno se convence de que va a arrasar con todo y entra así a competir.

A la hora de estudiar el momento psicológico en relación con el género, los autores de este trabajo se plantearon no sólo ver las diferencias de género en las respuestas ante un entorno competitivo, también querían determinar la causa-efecto del impulso psicológico sobre el rendimiento en entornos reales de competencia.

Después de analizar dos grupos distintos de competidores de Judo masculino y femenino de 2009 a 2013 se analizó si, en una situación potencial de momento psicológico, en especial después de ganar una medalla de bronce tras una victoria, los participantes tenían mayor probabilidad de seguir ganando peleas. Lo que se vio que en los hombres, el momento psicológico constituía cierta ventaja para ganar en las competiciones, pero no ocurría igual con las mujeres porque, de alguna manera, el momento psicológico es propio del género masculino, pero no del femenino.

Las implicaciones en el mundo de los negocios, especialmente en los mercados financieros donde el 90% son hombres, hace que tras una inversión exitosa se produzca un momento psicológico en el hombre que le lleva a tomar riesgos exagerados, generando el efecto que se conoce como “burbuja”. Según los investigadores, conforme aumente el número de mujeres actuando en los mercados financieros, estos pueden llegar a ser más estables, ya que las mujeres no sufren esos dramáticos cambios en los niveles de testosterona y, por tanto, serán menos propensas al efecto “momento”.

El siguiente paso en esta investigación será analizar el papel de este efecto psicológico en corredores de bolsa, altos directivos, políticos y militares de nivel.

Fuente: Phys.org

No comments yet.

Deja un comentario