" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

También se ha encontrado relación con la apnea del sueño

Las dietas grasas producen somnolencia de día y falta de sueño por la noche

El organismo es un curioso ecosistema en el que unas circunstancias influyen sobre otras. Sabemos en carnes propias que las comidas copiosas producen somnolencia, y que si vamos a conducir es mejor comer ligero o echarse la oportuna siesta antes de tomar el coche, pero la influencia de lo que comemos en nuestro estado de vigilia llega un poco más allá.

Un reciente trabajo de la Universidad australiana de Adelaida ha revelado que las dietas ricas en grasas producen más somnolencia diurna que haber dormido pocas horas, además de hacer más propensas a las personas a sufrir apnea del sueño y problemas para dormir en las noches.

El estudio se ha basado en datos recogidos de más de 1.800 hombres de entre 35 y 80 años durante más de 12 meses. Las implicaciones para los trabajadores que requieren mantener alerta su atención durante el día son importantes, según los investigadores.

De los hombres encuestados, el 41% refirió haber sufrido somnolencia durante el día, y el 47% haber dormido mal durante la noche. Al menos el 54% mostraron una leve-moderada apnea del sueño y el 25% de moderada a severa, incluso entre las personas que no habían sido anteriormente diagnosticadas con problemas de apnea.

La falta de descanso por las noches y la somnolencia diurna dan lugar a un descenso de la energía de los afectados, a lo que se suma un aumento de la ansiedad que los científicos asocian también a la alimentación con alto contenido en grasas y en hidratos de carbono; un círculo vicioso de mala alimentación y falta de sueño que puede resultar muy perjudicial para las personas.

Para los investigadores el mensaje está claro y apenas requiere un poco de sentido común por parte de la población: alimentarse mejor para descansar mejor.

Fuente: Universidad de Adelaida

No comments yet.

Deja un comentario