" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Los disquetes fueron localizados en el museo del artista de Pittsburgh

Las obras de Warhol perdidas en disquetes de Amiga

Los medios tecnológicos han supuesto, desde su misma aparición, una revolución para muchas actividades, tanto profesionales como de ocio. Y el arte no se ha escapado de ello. Al contrario, ha abrazado la tecnología y ha creado nuevas disciplinas artísticas alrededor de las posibilidades que ésta ofrece. Desde el videoarte (quizá la más veterana de las disciplinas artísticas relacionadas de alguna manera con la tecnología) hasta webs o apps, que proponen creaciones interactivas en las que el usuario interacciona de alguna manera y, así, pasa a ser parte de la obra. Un ejemplo claro de ello son algunos juegos que, sin duda, merecen un espacio en el MoMA. Y, claro, no son pocos los artistas que han decidido explorar dichas posibilidades. Por ejemplo, la exposición itinerante de David Hockney que hace poco más de un año recaló en el Guggenheim de Bilbao, incorporaba algunas tablets (iPads) en los que se podía ver cómo el artista emplea dichas herramientas en su proceso creativo. Ahora, cualquier artista lleva bastantes controles sobre sus creaciones, pero no era así en los principios de, por ejemplo, la incorporación de los ordenadores al proceso creativo, y eso da lugar a situaciones como la de que varias creaciones de Andy Warhol hayan pasado años “perdidas” en disquetes.

En 1985, el artista incorporó un Amiga 1000 (uno de los ordenadores personales más potentes de aquel momento) a sus “herramientas” y, con él, hizo tres diseños (que puedes ver en Engadget) que, una vez terminados, guardó en un disquete. Los siguientes pasos de dicho soporte son desconocidos, lo único que se sabe es que, de una u otra manera, acabó en un almacén del Andy Warhol Museum, en Pittsburgh y, lo que es más importante, que nadie sabía que estaba ahí, ni su contenido. El único que debía saber lo que se guardaba en ese soporte era, claro, el propio Warhol que, desgraciadamente, nos abandonó dos años después, en 1987. Así que, desde entonces hasta ahora, varias obras inéditas de Warhol han permanecido inéditas en un disquete guardado en un sótano. Afortunadamente, el soporte ha aparecido, aunque eso no significa que ya esté todo el trabajo hecho. Los archivos están guardados en formatos más que obsoletos y, por lo tanto, recuperar el contenido de los mismos no es tan sencillo como hacer un doble click en los ficheros. No obstante, la colaboración del Carnegie Mellon University’s Computer Club, así como un equipo puridisciplinar llevan ya un tiempo trabajando para extraer el contenido y, así, hacer que dichas obras finalmente vean la luz, casi 30 años después de la muerte de Warhol.

 

Imagen: Wikimedia

Fuente: Engadget

No comments yet.

Deja un comentario