" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Avances en Visión 3D, Seguridad, IoT, Robótica, Drones, Wearables y más

Las tecnologías de Intel revolucionan el CES

Intel quiere ser mucho más que el fabricante del procesador de tu PC. Han visto que la electrónica crece, y mucho, fuera del PC, y se han aplicado a triunfar también fuera del PC. En CES han mostrado sus avances en campos como las aplicaciones de su tecnología RealSense a pantallas 3D, robots, drones y sistemas de ayuda a invidentes, así como sistemas de carga inalámbrica o reconocimiento facial y wearables. Por lo que han mostrado en su presentación en la feria CES 2015, Intel va a estar en más y más dispositivos a tu alrededor.

El Consejero Delegado de Intel, Brian Krzanich, un hombre de aspecto apacible y apellido impronunciable, abría su presentación hablando de la tecnología RealSense 3D de Intel (tienes más información aquí y un anuncio muy divertido protagonizado por Sheldon Cooper (sí, Sheldon el impagable genio egoísta de la serie The Big Bang Theory aquí), aunque eso sí, en inglés. Ya existen productos en el mercado equipados con RealSense, y parecía que íbamos a asistir a un evento correcto pero no especialmente interesante en el que el plato fuerte sería alguna familia de procesadores para PC de los que ya se sabía casi todo. Pero no fue así.

Vivimos en un mundo conectado y que, por minutos, lo está más y más. E Intel quiere ser parte central de todo esto. La tecnología RealSense 3D aplicada a portátiles y tablets permite controlarlos con gestos de la mano o expresiones faciales, como se pudo ver con una demostración de cocina en la que el chef, con las manos totalmente manchadas de un aderezo que preparaba, manejó su tablet sin tocarla.

Sólo habían pasado unos minutos y la presentación ya empezaba a mostrar ejemplos reales de uso, algo no tan común como nos gustaría. Como dijo varias veces a lo largo de la misma el CEO de Intel “He prometido que todo lo que suceda en el escenario hoy serán demostraciones reales”. Esto empezaba a pintar bien.

Otra aplicación de la lectura del rostro es emplearlo como clave de acceso para un ordenador o incluso la entrada de casa. Aquí una empleada de Intel hizo de conejilla de indias y mostró cómo desbloquear un PC con el reconocimiento de su rostro mediante un sistema llamado True Key (descubre más sobre ella aquí) y, desde allí, acceder ya sin más claves a servicios online como eBay, Paypal o Amazon.

También se pudo ver un sistema de carga inalámbrico tan sencillo, que parece mentira que no existiera ya. Colocaron un portátil sobre una mesa especial y, nada más hacerlo, la batería empezó a recibir carga. En cuanto levantaron el portátil de ella, se detuvo el proceso, que volvió a reanudarse tan pronto lo volvieron a apoyar en la mesa. Intel ha llegado a acuerdos con varias cadenas hoteleras como Marriott o Hilton y otros partners (Aeropuerto de San Francisco, Jaguar, Land Rover, DuPont, Emirates) para incorporarlo en sus instalaciones y productos.

Un puente a las 3D

En este momento entró en escena Dion Weisler, Vicepresidente Ejecutivo de HP para hablar de sus dispositivos Blended Reality: Sprout PC y su impresora 3D Multi Jet Fusion (te hablamos de ellos aquí). Desveló que el corazón de su esperada impresora 3D será un procesador Intel Core i7. Weisler insistió en que su compañía quiere establecer un puente entre las tres dimensiones del mundo físico y los ordenadores.

Un técnico de Intel mostró a continuación cómo tocar un piano con un teclado “virtual” en el aire. La cámara RealSense detectaba la posición de sus manos y sus dedos en el aire para superponerla, virtualmente, en la pantalla del ordenador, donde parecía que estaba tocando un teclado, cuando lo que estaba haciendo era “tocarlo” en el espacio. Bastante impresionante, aunque lo mejor estaba por llegar un poco más tarde.

Brian Krzanich consiguió no mencionar uno de los conceptos de moda en este CES: IoT, o Internet de las Cosas. En su lugar compartió uno propio de Intel que viene a ser lo mismo con otro nombre, Intelligence Everywhere (Inteligencia en todas partes), que explicó de una forma muy clara: todo lo que antes estaba aislado ahora está conectado. Y dio paso a una demostración en la que el sistema de alarma de una casa emplea una cámara RealSense para reconocer el rostro de las personas autorizadas a abrir la puerta.

El siguiente “invitado” en el escenario fue Ava, un “Walking Avatar” (un Avatar que Camina) de la empresa iRobot equipado con una pantalla donde se podía ver al CEO de estta compañía y que avanzó desde un lateral hasta situarse junto al CEO de Intel. Tras una breve charla, el dispositivo de iRobot salió de escena al tiempo que mostraba cómo esquivaba objetos gracias a su cámara RealSense.

Ver un robot similar a un pedestal, con una pantalla donde se podía ver en tiempo real a una persona con la que charlaba el presentador, moverse por el escenario de forma autónoma era, a la vez, curioso y un poco desasosegante. Pero bastante impresionante.

Drones y Skynet

Tras esto llegaron los drones. Varios técnicos de la empresa Ascending Technologies entraron en escena pilotando sus drones con emisoras de radio control. Hasta aquí, nada muy especial. Pero en este momento empezó la diversión.

Soltaron sus emisoras y los drones siguieron como si tal cosa. Hasta que un técnico se acercó peligrosamente a su drone, y éste reaccionó alejándose, pero no tanto como para chocar con el técnico que tenía detrás.

Para mostrar lo que realmente pueden hacer estos drones adaptándose al entorno, aterrizaron todos los aparatos menos uno, y empezó un juego de “ping-pong” en que los operarios, por turnos, se acercaban al drone para “empujarlo” en la dirección contraria, donde otra persona hacía lo mismo y el drone iba de un lado a otro “empujado” por la cercanía de una persona. Esto fue muy impresionante y merece la pena verlo en vídeo (accede a esta dirección y desplázate hasta el minuto 36:08). Puedes encontrar demostraciones similares en YouTube, pero el resto emplean sistemas de detección del movimiento que procesan ordenadores externos para, posteriormente, enviar los comandos adecuados a los drones. Los drones de esos otros experimentos son muy ágiles pero no tienen inteligencia propia. El que mostró Intel con la ayuda de Ascending Technologies sí. Es autónomo. Toma decisiones por sí mismo según lo que detecta en su entorno.

Un responsable de Ascending Technologies explicó que el modelo que se pudo ver, llamado Firefly Drone, cuenta con 6 cámaras RealSense (esa especie de hexágono que parece de cristal sobre la parte superior del drone) que le sirven para crear una vista 360º y evitar a los obstáculos y a las personas. Los situados más cerca se muestran internamente de color rojo y los más alejados se ven de color azul. El procesador Intel embarcado en el drone extrae la información más relevante y se la envía al sistema de piloto automático AscTec Trinity con redundancia triple que lo emplea para calcular la posición y los comandos necesarios para evitar el obstáculo. Todo esto se lleva a cabo sin información de posicionamiento GPS o un sistema de captura de movimiento. Lo hace el drone por sí solo sin información previa de su entorno.

El técnico de Ascending Technologies explicó que las cosas son más sencillas con este enfoque, ya que sólo hace falta concentrarse en el objetivo y es el sistema el que se encarga del entorno de forma dinámica. Y lo resumió de una forma que puede parecer pomposa pero que creo que es muy cierta: “Esto cambia las reglas del juego para toda la industria”. Casi nada.

A continuación, Krzanich avanzó las implicaciones de este desarrollo. Dijo que los drones pueden abrir puertas que lleven a avances sorprendentes, mucho más que una simple entrega de paquetes mediante drones. Que su capacidad para mantener a los humanos alejados de peligros tendrá grandes implicaciones en la inspección de líneas de alta tensión o gasoductos, en mediciones de explotaciones agrícolas o el envío de suministros médicos,…). Según indicó, el salto hacia adelante que la industria estaba esperando era que los drones pudieran ver, ser conscientes de su entorno, para mejorar sus capacidades y su seguridad. Porque el mundo físico está lleno de obstáculos. Y que ya se podían superar.

Y en este punto hicieron una demostración “soltando” un drone en un escenario con obstáculos. Y sí, soltando es la palabra adecuada, puesto que hizo todo el camino sin ayuda, adaptándose al entorno. Al final se detuvo en el aire frente a lo que parecía una pared, que realmente era una puerta.

El drone se quedó esperando volando en estacionario hasta que Krzanich dió la orden de abrir la puerta para demostrar su capacidad de reacción en tiempo real. Cuando se abrió esta puerta, el drone avanzó hasta superarla y, entonces, lo aterrizó el técnico de Ascending Technologies.

No sé si he conseguido transmitir todo lo que se me pasó por la cabeza al contemplar estas demostraciones con drones. Si dispones de poco más de 7 minutos, lo mejor es que veas todo ese segmento de la presentación para absorber sus implicaciones en toda su extensión. Aquí tienes de nuevo el enlace. La acción con los drones comienza en el minuto 35…

Es la primera vez que veo, en persona, algo que se acerca a Skynet, la terrorífica inteligencia artificial que nos mostró James Cameron en las películas de la serie Terminator. Por supuesto que queda un camino, pero ya se están recorriendo unos cuantos pasos para llegar a él. Impresiona y da miedo a partes iguales.

La revolución “vestible”

En 2014 Intel desarrolló Edison, un pequeñísimo Single-Board Computer (Ordenador de Placa Reducida, un ordenador relativamente simple desarrollado en una única placa que contiene el procesador, la memoria y los conectores de entrada/salida). Hacía unos años que existían desarrollos como Arduino, Raspberry Pi o Beagleboard, e Intel estaba tardando en mostrar sus cartas. Lo hizo a lo grande, con la placa Galileo a la que siguió la pequeña Edison, ambas con procesador Intel y compatibles eléctricamente con el ecosistema Arduino. La potencia de una CPU de Intel con la compatibilidad con el estándar más popular de conexiones eléctricas.

Edison lleva poco tiempo en el mercado pero Intel ya ha mostrado el siguiente paso: Curie, un Single-Board Computer del tamaño de un botón, con un procesador Quark de 32 bits y bajo consumo, como 384 Kb de memoria Flash y 80 Kb de memoria RAM, un procesador de señal DSP, conexión Bluetooth de baja energía, acelerómetros y giróscopos en 6 ejes y un sistema de carga de baterías. Actualmente es un prototipo que será real en la segunda mitad de 2015. Tienes más información aquí.

También pasó por el escenario un directivo de la marca de gafas Oakley, parte del conglomerado Luxottica, uno de los socios de Intel para introducir tecnología en productos “vestibles”. En su breve intervención destacó que “Intel quiere desarrollar tecnología, y nos deja a sus partners crear la moda. Nos aseguraremos de que la tecnología añadida a las gafas no afecta a su diseño y su atractivo”.

El siguiente momento estelar consistió en mostrar cómo la tecnología RealSense puede cambiar la vida de las personas con limitaciones visuales. Se mostró un maniquí con sensores que cambiaban de color según se acercase el presentador a él por un lado u otro.

Momentos después presentó a un empleado de Intel con una grave limitación visual que reduce su capacidad a un 20% de lo que sería normal. Es capaz de ver sólo la imagen de una mínima parte central del campo de visión habitual, y no recibe información del entorno salvo que esté moviendo la cabeza y los ojos constantemente para recorrer lo que le rodea. Algo que limita y complica mucho su interacción con otras personas.

En su intervención explicó cómo, con un sistema parecido, equipado con una cámara RealSense en la parte delantera de su ropa, un conjunto de elementos vibradores le avisa de la proximidad de objetos y personas para darle más información de su entorno y facilitarle la vida.

El último plato fuerte con demostración incluida fue la presencia en el escenario de los creadores de Nixie, un drone experimental que se lleva abrazado a la muñeca, como si fuese un reloj de pulsera.

Cuando su usuario desea hacer un espectacular selfie, lo suelta de su muñeca, le da un giro para activarlo y lo lanza al aire.

El drone se aleja un poco y, apuntando en su dirección, hace una foto (un selfie) del usuario desde una cierta altura. Es como un “palito” para hacer selfies pero 100.000 veces más techie y molón.

Sus creadores ganaron el concurso Make It Wearable (Hazlo Vestible) que convocó Intel en 2014 por primera vez, y del que se anunció que habrá una segunda edición en 2015. Los responsables de Nixie indicaron que están trabajando para convertir el prototipo que pudimos ver en el escenario en un producto real, más refinado y con mejor calidad de imagen, aunque como se vio en la demostración (minuto 56:15 de este enlace).

Un paso decidido hacia la igualdad

Por último, Brian Krzanich explicó que Intel pondrá en marcha la iniciativa Diversity in Technology (Diversidad en la Tecnología) para contar con representación de toda la diversidad de personas que forman parte de la compañía en todos los niveles de Intel en 2020. Y que invertirán 300 millones de dólares para ampliar la cantidad de mujeres y otras minorías menos representadas de lo que sería lógico en el mundo de la computación y la ingeniería. Remató este importante anuncio con una frase muy contundente: “Esto no sólo es un buen negocio, es que además es lo correcto y lo que tenemos que hacer. Marcaremos la diferencia”.

El cierre de esta espectacular presentación que, para muchos, ha sido la mejor con diferencia del CES 2015, lo ocupó el 50 aniversario de la Ley de Moore. Este principio asegura, y hasta hoy se ha cumplido casi milimétricamente, que el número de transistores de los circuitos integrados se duplica cada dos años. La formuló en 1965 Gordon E. Moore, uno de los ingenieros que fundó Intel, y explica el enorme avance habido en el campo de la electrónica, así como da una idea de lo que será posible en el futuro próximo. Tienes más datos sobre ella aquí y una explicación muchísimo mejor en la versión en inglés.

Para terminar su intervención, el CEO de Intel recordó el camino recorrido desde el i4004, el primer procesador de Intel, hasta los modernos chips fabricados con tecnología de 14 nm. Los procesadores actuales son 3.500 veces más veloces, 90.000 veces más eficientes energéticamente y el precio por transistor es 60.000 veces menor.

Recurriendo a la conocida analogía con otras industrias, explicó que si se hubiera producido el mismo avance en el sector del automóvil, los coches hoy podrían alcanzar velocidades de 300.000 millas por hora, podrían recorrer 2.000.000 de millas con un galón de combustible (3,78 litros) y se podría comprar un coche por sólo 4 centavos de dólar. Creo que no hace falta convertir las millas en kilómetros y los centavos en céntimos para comprender el enorme avance producido. Krzanich cerró el evento señalando que la ley de Moore ha influido en nuestras vidas de muchas más formas de lo que podamos pensar, y que 2015 será otro momento de cambio. ¡Ah!, Intel también presentó en el CES 2015 nuevos procesadores de la familia Broadwell-U (más información en esta web), pero al lado de todo esto pasó un poco desapercibido.

 

Imágenes: Intel.

No comments yet.

Deja un comentario