" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Google no ha vendido a Lenovo la compañía al completo

Lo que Google se queda de Motorola

La venta de Motorola Mobility a Lenovo nos ha pillado a todos por sorpresa y con el pié cambiado. Cuando saltó la noticia muchos no podíamos creer que Google se desprendiese de una empresa que compró no hace mucho (a finales del año 2011), nada menos que por 12.500 millones de dólares. Y mucho menos, por 2.910 millones de dólares, una cifra mucho menor que la que la compañía de Mountain View desembolsó en su día para hacerse con una buena parte de una de las empresas míticas del mundo de las comunicaciones móviles.

Pasada la sorpresa inicial, empezaron a conocerse algunos datos de la venta: Lenovo no se llevaba todo Motorola Mobility. Google se quedaba con partes muy importantes de la compañía. Aunque Lenovo se lleva un puñado de patentes, nada menos que 2.000, Google se queda la gran mayoría de las que obraban en poder de Motorola. En concreto, más de 15.000. Lenovo también contará con un acceso especial a dichas patentes en virtud del acuerdo de compra de Motorola, pero su dueño será Google.

Lenovo tampoco se lleva una de las joyas de la corona de Motorola: la unidad de tecnología y proyectos avanzados de Motorola, que trasladará su sede a las oficinas de Google. Su responsable, Regina Dugan, tampoco se va con Lenovo. Se irá con los aproximadamente cien miembros de su equipo a Google (muy probablemente, al famoso Google X Labs), y pasará a informar de sus avances a Sundar Pichai, el responsable de Android.

Entre los proyectos en los que trabaja este equipo está el denominado Proyecto Ara, creado para permitir la fabricación de teléfonos modulares, que el usuario podría personalizar hasta obtener un terminal que se ajustase por completo a sus necesidades. Todo parece indicar que ahora, este proyecto contará con muchos más recursos y acelerará su desarrollo una vez en Google. No obstante, todavía es pronto para saber si Google acabará haciendo realidad el proyecto del teléfono modular o incorporará los conocimientos y logros de su equipo de desarrollo a otros proyectos.

El equipo de tecnología y proyectos avanzados de Motorola cuenta también con varios proyectos encargados del desarrollo de dispositivos más propios de la ciencia ficción que del mundo actual. Por ejemplo, tatuajes electrónicos que se colocan bajo la piel y contienen toda la información necesaria para utilizarlos en vez de las contraseñas; o pastillas con sensores biométricos integrados, que funcionan con los ácidos producidos en el estómago.

Esta información ya puede arrojar un poco de luz sobre la diferencia de precio entre la compra de Motorola y su venta. Pero no aclara todo. Por mucho que se intenten cuadrar las cuentas, y aunque la cartera de patentes de Motorola estaría valorada en unos 5.000 millones de dólares, algo sigue sin encajar. Las dudas se despejan en cuanto se sabe que la Motorola de hoy en día no es exactamente la misma que adquirió Google a finales de 2011. En efecto, en diciembre de 2012, Google vendió toda la división de dispositivos para el hogar de Motorola, encargada de fabricar decodificadores, al Grupo Arris por 2.350 millones de dólares. Asimismo, pocos meses después se deshizo de las plantas de ensamblaje que Motorola tenía en Brasil y China, vendiéndolas a Flextronics por otros 75 millones de dólares.

En este punto, las cuentas empiezan a estar más o menos claras, y el trato parece beneficiar a ambas partes. Lenovo se lleva la división de móviles, el nombre de la marca (que no se sabe si se mantendrá), un par de miles de patentes y el derecho a utilizar las demás. Por su parte, Google se queda con el dinero de la venta, el equipo de investigación y desarrollo de la compañía y casi todas las patentes importantes. A partir de ahora, se centrará sobre todo en Android y en investigar para desarrollar proyectos avanzados, como la creación de unas lentillas capaces de medir el nivel de glucosa de un individuo, conocido hace sólo unos días.

 

No comments yet.

Deja un comentario