ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

La finalidad del nuevo chip de este supercomputador que imita el cerebro humano no está del todo clara

TrueNorth de IBM, ¿es de fiar?

Según IBM, TrueNorth es capaz de imitar el cerebro humano. Ante tal afirmación sería oportuno preguntarse: “¿El cerebro de quién?” Veamos, humanos hay muchos y cerebros también (aunque no tantos como humanos), y no siempre el contenido de los mismos está en óptimas condiciones de conservación. Algunos tufan bastante por su avanzado estado de descomposición, bien por falta de uso bien por exceso de circulación en un único sentido. Así que no es de extrañar que algunos científicos hayan alzado la voz para cuestionarse las finalidades de este proyecto de IBM. Un supercerebro informático que no sabemos si piensa como Einstein, Gandhi y Sócrates, o sus asociaciones “mentales” se parecen más a las de Soria, Aguirre o Conde.

Con sus más de 5.400 millones de transistores, es capaz de emular el proceso sináptico de las neuronas del cerebro y parece ser que solventa los conocidos cuellos de botella de von Neumann, además de resultar energéticamente eficiente consumiendo sólo 70mW (el cerebro humano consume 20W, pero tiene una capacidad de un Exaflops ). Todo un logro que cuenta con 100 millones de dólares de financiación pública a través de DARPA. ¿Eso no apuntaría ya la posible finalidad y tendencia del cerebro de marras?

Cada uno de sus chips es capaz de trabajar como un millón de neuronas realizando 256 millones de sinapsis. Los chips se agrupan en tableros de 16 chips cada uno, lo que supone 16 millones de neuronas y 4.000 millones de sinapsis, según explica TechRepublic. No es sólo cuestión de números, TrueNorth también es capaz de tener aprendizaje profundo y ser tremendamente eficaz en cuanto a energía, volumen procesado, velocidad y escalabilidad.

¿Para qué dices que sirve esto?

Pero lo que preocupa a los científicos está más relacionado con la intencionalidad de este desarrollo tan costoso en todos los sentidos. El cerebro de TrueNorth cuenta con un completo ecosistema integrado por simuladores, lenguajes de programación, entornos de programación integrados, una biblioteca de algoritmos y aplicaciones, firmware, herramientas para el aprendizaje profundo, un plan de estudios específico para que aprenda cada vez más y una hermosa mansión en “la nube”; un ecosistema que ya está en funcionamiento en más de 30 universidades y agencias gubernamentales estadounidenses.

Para Dharmendra Modha, investigadora del Grupo de Computación Cognitiva del Centro de Investigación Almaden de IBM, señala que lo que se está creando es la base para diseñar máquinas inteligentes que se usen en los negocios, en el gobierno y en la sociedad. La pregunta sigue siendo “¿Para qué?” Sin embargo, para Nir Shavit, profesor de Ciencias de la Computación del MIT y el Laboratorio de Inteligencia Artificial, quizá estamos dando grandes pasos en el desarrollo de chips neuromorficos, pero quizá eso no haga que vayamos en la dirección que pretendemos ir, porque realmente desconocemos cómo trabajan las redes neuronales reales.

El objetivo de IBM es crear un chip con 10.000 millones de neuronas usando menos de 1kW y de un tamaño inferior a un volumen de 2 litros. Unas dimensiones perfectas para replicarse e instalarse en casi cualquier parte.

Las aplicaciones son muchas y variadas como lograr una eficiencia energética realmente asombrosa para un mundo que cada vez exige más y más energía; las smartcities del IoT serían una realidad, la integración en nuestro mundo de los robots, la gran nube, la conexión total…pero también la inseguridad total. Da que pensar porque si resulta que ese señor llamado Edward Snowden tiene razón, y toda la supervigilancia y megaespionaje de la NSA no se está usando para detener terroristas sino para controlar a la ciudadanía, parece que tendremos más de lo mismo, a una escala difícil de imaginar. Porque sí, las posibilidades son infinitas y las aplicaciones podrían ser extraordinarias pero, ¿para qué lo van a usar de verdad?

Fuente: TechRepublic 

No comments yet.

Deja un comentario