ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

El riesgo de caer en el tabaquismo aumenta entre los jóvenes que usan e-cigarrillos

Los cigarrillos electrónicos están extendiendo el uso del tabaco entre los adolescentes

Aunque se comercializaron como una alternativa al consumo de tabaco, lo cierto es que los cigarrillos electrónicos no han dejado de estar en el punto de mira de las autoridades sanitarias desde su aparición. Se han realizado diversos estudios para determinar si los químicos que contienen son o no perjudiciales para la salud y si, tal y como afirman, pueden ayudar a reducir los hábitos de consumo de cigarrillos “de verdad”. Mientras los diversos estudios intentan poner en claro los efectos de cada uno, la legislación europea no dudó, en 2014, en plantear una ley muy restrictiva, donde se incluían normas para los cigarrillos electrónicos.

Parece que las investigaciones están dando la razón a los escépticos del vapor, con datos que comparan los efectos negativos de estos químicos sobre el sistema cardiovascular, sin que haya mucha diferencia en las consecuencias negativas de ambos..

Ya entonces existían dudas razonables acerca de la conveniencia de usar el cigarrillo electrónico como apoyo “terapéutico” para dejar el tabaco, y se planteaba que, aunque el tipo de cigarrillo cambiara, el hábito de fumar permanecía, y podía llegar a generar también hábito en personas hasta entonces no fumadoras. Ahora, pasado un tiempo desde su irrupción en el mercado, se están viendo otras posibles consecuencias, no muy positivas, de la moda de vapear, especialmente entre la gente joven.

Según un estudio realizado por la Universidad de California, San Francisco, el cigarrillo electrónico está comenzando a atraer a jóvenes adolescentes hacia el tabaquismo.

Cuando se puso en marcha el primer análisis nacional en EE. UU, sobre el impacto que tenían los cigarrillos electrónicos en las tendencias juveniles sobre el tabaco, no se vio que estos tuvieran ningún impacto positivo. Esto es, que no hacían que el tabaquismo disminuyera entre los jóvenes. Sin embargo encontraron que en 2014, el consumo adolescente de cigarrillos y e-cigarrillos de forma combinada fue mayor que el consumo total de cigarrillos durante 2009.

Según las conclusiones de los investigadores de la UCSF, había niños que usaban e-cigarrillos, pero que también fumaban cigarrillos normales y, por otra parte, los chicos con bajo riesgo de ser fumadores, comenzaban con los líquidos con nicotina para e-cigarrillo. El análisis nacional, donde se incluyen estudios previos, lo que señalan es que los adolescentes que comienzan con el cigarro electrónico son más propensos a convertirse en fumadores de cigarrillos tradicionales. Estudios que también revelan que el cigarrillo electrónico de ninguna manera ayuda a dejar de fumar.

Así es que la causa principal de que haya descendido el tabaquismo juvenil en EE.UU., según estas investigaciones, no se deba tanto al cigarrillo electrónico como a las duras campañas de control del tabaco.

Fuente: MedicalXpress

No comments yet.

Deja un comentario