" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

La prueba se usa más por curiosidad que para mejorar la salud

Los estudios genéticos no sirven para que la gente cambie su estilo de vida

Alaska cantaba eso de «Yo soy así, y así seguiré, nunca cambiaré», y es una descripción perfecta de lo que acaba de descubrir una nueva investigación. Los estudios genéticos, al menos en EE.UU., son mucho más accesibles ahora que hace algunos años. A partir de 100 dólares es posible encargar un estudio sencillo (las pruebas de mayor complejidad pueden ascender a 2.000 dólares) gracias a la aparición de empresas que los comercializan como producto. Sin embargo, al contrario de lo que pensaban los científicos que crearon las pruebas, estas no están logrando hacer que la gente cambie sus hábitos de vida.

El estudio se ha realizado extrayendo datos de otros 18 estudios, donde se hacía un seguimiento de los hábitos de vida de las personas antes y después de comunicarle los resultados de sus pruebas genéticas.

Las pruebas genéticas permiten conocer con cierta precisión la probabilidad de desarrollar determinadas enfermedades. Sin embargo, el hecho de que le digan a una persona que tiene un 90% de posibilidades de desarrollar un cáncer de pulmón, esa información no sirve para que la persona decida dejar de fumar. Igual para el cáncer de piel y el protector solar, la diabetes y la alimentación, o la cirrosis y la ingesta de alcohol. Básicamente, la gente no usa los estudios genéticos para mejorar su salud, sino por curiosidad.

Fuente: The Verge

No comments yet.

Deja un comentario