" />
privacidad
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

34.946 solicitudes en el primer semestre de 2014

Los gobiernos aumentan en un 24% sus peticiones de datos de usuarios a Facebook

Pederastas, traficantes, terroristas, políticos corruptos… ¿crees que su derecho a la privacidad está por encima de las actuaciones de la ley para condenarlos? Sin embargo, para poder obtener pruebas que los incriminen, los gobiernos tienen que recurrir a los que ahora controlan toda la información del mundo. Puede que el terrorista no tenga un perfil de Facebook en el que comparta con sus amigos terroristas las fotos de sus bombas. Sería absurdo que el políticastro de turno comentara en su muro la última treta empleada para traicionar económicamente al país, pero no es esa la única información que puede tener Facebook sobre ti. La crucialidad del big data (y Facebook es un big, big, big data), es su capacidad para cruzar datos, aparentemente desvinculados entre sí, y articular patrones que permitan hacer predicciones con bastante precisión. Claro está que no hay muchos gobiernos hoy día que destaquen por su defensa real de la justicia y la integridad, por lo que, en general, cuando alguno de ellos empieza a solicitar datos de ciudadanos para “proteger la seguridad nacional”, la pregunta que pasa por las cabezas de las personas de a pie es: “¿Para protegernos a todos o para protegerse ellos?”.

La línea que separa lo correcto de lo incorrecto es muy fina. Lamentablemente, aunque haya razones de peso para anteponer la condena de un criminal a su derecho a la privacidad, lo cierto es que también hay criminales en los gobiernos. Es triste, muy triste, que a causa de eso quede deslegitimizada toda acción hacia fuera que no se aplique igual o más contundentemente hacia dentro. Al final los criminales se escapan y son los ciudadanos los que pagan las consecuencias. Quizá por esta razón, o quizá porque sus intereses económicos van por otro lado, la gran red social que es Facebook ha hecho unas declaraciones dibujándose ante el mundo como la defensora de aquellos a los que nadie defiende: nosotros, los ciudadanos.

Según publica hoy la web International Business Times, Facebook ha dado a conocer algunas cifras realmente inquietantes sobre las peticiones que le hacen los gobiernos, con EE.UU. a la cabeza, para proporcionar información privada de sus usuarios. Inquietante por que lo pidan, e igualmente inquietante por que Facebook la tenga. En total, en el primer semestre de este año, Facebook recibió 34.946 solicitudes, un 24% más respecto al segundo semestre de 2013.

Chris Sonderby, consejero general adjunto de Facebook explicaba en el blog de la compañía: “Nosotros examinamos cada petición gubernamental que recibimos según la validez legal de nuestros términos y la letra estricta de la ley, y los hacemos retroceder con contundencia cuando encontramos deficiencias o se sirven de peticiones excesivamente amplias.” Sin duda su intención es proteger su negocio al usuario. Puede que en tu país no estés seguro, pero en Facebook ten claro que sí.

De todas las peticiones recibidas, 15.433 provinieron del gobierno estadounidense, India efectuó 4.559 solicitudes y Alemania 2.537. El total de países fue de 84, según lo expresado por Facebook. La misma compañía afirmó sin modestia que “desafió” una petición masiva para proporcionar los datos de 400 personas emitida desde un tribunal de Nueva York.

Entre otras declaraciones de Sonderby, este dijo que la compañía había defendido que las órdenes judiciales “demasiado ampliasviolan los derechos de privacidad de las personas en Facebooke ignoran las salvaguardias constitucionales contra los registros y las incautaciones injustificadas“. Además, a pesar que que habían perdido sus alegaciones en el tribunal de primera instancia, estaban buscando por todos los medios una apelación en un tribunal superior “para invalidar estas órdenes generales y para obligar al gobierno a devolver los datos incautados“. Votantes para unos y usuarios para otros. Como ya nadie cree en los políticos las compañías quieren ocupar ese vacío de confianza en el corazoncito de las personas.

La verdad es que no está mal. Facebook es una empresa, y como tal defiende sus intereses, basados principalmente en tener más y más usuarios, en desarrollar una red global de personas interconectadas en todos los rincones del planeta. Ese es su negocio. Se basa en los datos y en el número. La privacidad de sus usuarios es su garantía para mantener a sus usuarios. Así de claro. Estaría bien que además de dar el número de peticiones recibidas y hablar de ambigüedades en las mismas, diese a conocer cuántas de las que han prosperado han logrado llevar ante la justicia a gente indeseable. O cuántas de las que no han prosperado han ayudado a mantener las actividades delictivas de alguien. Pero también habría que esperar que las actuaciones de los gobiernos fuesen intachables, dejando claro que perseguirán hasta el final a la basura de la sociedad, sea cual sea el puesto que ocupe esa basura. Tal vez entonces, sin temor a que traten de actuar contra aquellos que alzan la voz ante sus desaciertos, nadie consideraría tolerable la negativa de una compañía a colaborar en la detención de posibles criminales.

Imagen: Wikimedia Commons. Autor: Tom Murphy

No comments yet.

Deja un comentario