Hombre intentando abrir un frasco hermético
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Se podría decir que es la versión matemática de los 20cm

Los hombres creen que son expertos en matemáticas… y no

¿Interesante o viejo pellejo? ¿Entradas o calvo como una bola de billar? ¿Fofisano o gordo? Las formas de autoengañarse son muchas, pero parece que en cuestión de matemáticas los hombres se sobreestiman bastante por encima de lo que indica la realidad. Al menos así parece demostrarlo un estudio de la Universidad Estatal de Washington. Según la investigación el hecho de que haya más hombres dentro de las carreras de ingeniería y ciencias se debe a que suelen creer que son mucho mejores en matemáticas de lo que realmente son, mientras que las mujeres suelen estimar con mucha más precisión su habilidad aritmética.

La investigación trataba de acercarse a la razón por la que hay más hombres cursando carreras STEM cuando, curiosamente, las mujeres suelen superar a los hombres en matemáticas en Primaria. Entonces, ¿qué es lo que pasa para que todas esas mujeres no lleguen a las STEM? Este estudio encontró un interesante hilo del que tirar en los prejuicios. En este caso la idea preconcebida de que los hombres son mucho mejores, cuando en realidad se trata de una sobrevaloración de sus propias capacidades; especialmente si habían tenido experiencias positivas con el aprendizaje de las matemáticas en el colegio o en el instituto.

Para llegar a estas conclusiones los investigadores hicieron dos estudios. En uno contaron con 122 estudiantes de pregrado y, en el otro, con 184 participantes. Ambos grupos hicieron un examen de matemáticas, pero a uno de ellos les informaron de sus resultados en las pruebas y luego hicieron un nuevo examen, antes del cual tenían que valorar qué nota creían que obtendrían. Tras este segundo examen los participantes fueron mucho más precisos en valorar sus aciertos. El segundo grupo no recibió información sobre sus resultados en la primera prueba, pero se les pidió que indicaran las carreras a las que querrían dedicarse. La mayor parte de los hombres de este grupo pensaba que tenía mejores cualidades para dedicarse a las ciencias y las matemáticas que las mujeres.

Lo que se vio en los dos estudios fue que los hombres sobreetiman sus capacidades para resolver problemas matemáticos, mientras que las mujeres eran bastante más certeras en saber los problemas que habían hecho bien y los que no. La brecha que aleja de las carreras de ingeniería y ciencias a las mujeres estaría entonces más en la sobreestimación de las capacidades de los hombres que en la subestimación de las capacidades de las mujeres. Sin embargo también encontraron que las mujeres que habían tenido en el colegio o en el instituto buenas experiencias con las matemáticas, especialmente cuando eran más pequeñas, también valoraban por encima sus capacidades; señal de la importancia del refuerzo positivo de las mujeres en la enseñanza de este tipo de materias.

En opinión de los investigadores, aunque la objetividad y el realismo son siempre buenas cualidades para tomar mejores decisiones y evaluarse adecuadamente a uno mismo, tener ilusiones positivas acerca de las capacidades de cada uno, es decir, creer que uno es mejor de que lo es, puede ser bueno para que las mujeres se acerquen a las carreras STEM y aporten todo lo que pueden aportar al mundo. Si no siendo realistas los científicos varones han conseguido tanto, ¿por qué no las mujeres? Si eres bueno, siempre se puede ser mejor.

Fuente: AlphaGalileo

No comments yet.

Deja un comentario