" />
ZOOM
GALERÍA
3 COMENTARIOS

A más cooperadores más beneficio para todos

Los matemáticos descubren por qué la evolución nos lleva a ser altruistas

A Darwin se le atribuye la idea de que es el más fuerte el que sobrevive, el que se gana el derecho a propagar sus genes. Sobre la idea de la predominancia del más fuerte se han edificado aberraciones como el llamado darwinismo social, pero la realidad (y la lectura de Darwin) desmonta rápidamente la veracidad de esas ideas. Darwin habló de dos cosas fundamentalmente como impulsores de la evolución, y ninguna de ellas era predominancia del más fuerte, sino la de la adaptación al cambio y la colaboración:

  • “No es la más fuerte de las especies la que sobrevive, y tampoco la más inteligente. Sobrevive aquella que más se adapta al cambio”.
  • “En la larga historia de la humanidad (incluso de la especie animal), son aquellos que aprenden a colaborar y a improvisar los que más probabilidad de prevalecer tendrán”.

Por tanto, hay que entender la fuerza como la capacidad para adaptarse y colaborar. Esto último, la colaboración, es algo que llevan tiempo observando biólogos, psicólogos y antropólogos, entre otros. Aún cuando se producen luchas entre individuos para liderar el grupo o ser el elegido de la hembra, la supervivencia general del grupo no se basa en la competencia, sino en la cooperación y la ayuda mutua.

Pero aunque la observación demuestra que la norma general es la cooperación, las razones por las que esto es beneficioso para la evolución eran un antiguo enigma que, ahora, parece que se ha resuelto mediante el uso de las matemáticas. Aunque se han documentado comportamientos animales que están más cerca de un sentido ético que de la pura supervivencia, es en los humanos donde estas acciones despiertan el interés de los científicos, que se preguntan cosas como ¿por qué nos sentimos bien cuando damos una limosna si no nos va a aportar ningún beneficio directo? o ¿por qué nos sentimos mal cuando engañamos a alguien?

insects-563288_640

El altruismo, en el sentido de ayudar sin esperar nada a cambio, es para los investigadores un elemento favorecido por las fluctuaciones aleatorias de la naturaleza. Podría parecer que dar sin posibilidad de obtener contrapartida es una desventaja, pero lo cierto es que es todo lo contrario, y quizá por eso se ha perpetuado y evolucionado con el ser humano y el resto de las especies.

Altruistas vs tramposos

El estudio es el resultado de una investigación internacional, que ha implicado a científicos de las universidades de Bath, Manchester y Princeton. En él se ha desarrollado un modelo matemático que predice las rutas evolutivas que se producen cuando individuos cooperadores (altruistas) viven junto a tramposos que usan los recursos sin contribuir en nada.

En el trabajo se usó el ejemplo de la levadura de cerveza, que puede producir una enzima llamada invertasa, cuya función es descomponer la sacarosa en glucosa y fructosa, con lo que da lugar a nutrientes más aprovechables por todos. Por contra, hay organismos que hacen uso de esta energía para reproducirse, básicamente son “tramposos” que se aprovechan del trabajo duro de otros para mejorar su capacidad reproductiva. La idea darwiniana tradicional tendería a sostener que tanto los tramposos como sus descendientes, gracias a su aprovechamiento del trabajo de otros, tendrían ventaja sobre los demás organismos y acabarían por imponerse a ellos. Esto supone un problema para los científicos, que se preguntan entonces cómo y por qué se ha desarrollado la cooperación.

Hay una teoría fuertemente asentada que defiende que a la hora de tener comportamientos altruistas solemos ser más favorables hacia parientes genéticos que hacia extraños. Ahora, las investigaciones apuntan a que la cooperación se ve favorecida por la casualidad. ¿Cómo?

Para los investigadores el tamaño total de una población depende de la proporción de cooperadores que contenga. Esto es, a más cooperadores, más alimento para todos y, por tanto, habrá una población mayor. Si, por casualidad aumenta el número de tramposos, la comida no será suficiente y disminuirá la población, pero si baja por azar el número de tramposos, la población crecerá, beneficiando desproporcionadamente a los colaboradores. De esta manera, dicen, la casualidad favorece a los cooperadores, que tienen más posibilidades de ganar a largo plazo.

Si admitimos como válida la intervención del azar en el sentido habitual de casualidad, y no como una ley aún desconocida, podría explicar con cierto fundamento por qué la naturaleza no compite, y por qué aunque haya abusones que se aprovechan del sudor de otros, son los que trabajan altruistamente los que sostienen y posibilitan el desarrollo de todos. Algo muy a tener en cuenta a la hora de extrapolarlo a las acciones humanas. Puede que los tramposos dominen el mundo, pero el mundo que creen dominar depende de la existencia de la gente con principios y valores humanos.

Fuente: Phys.org

3 Responses to Los matemáticos descubren por qué la evolución nos lleva a ser altruistas

  1. Luis 27 Julio, 2016 at 14:22 #

    He leído la noticia en 3 sitios diferentes y es aquí donde mejor se explica con mucha diferencia. Enhorabuena por el post.

    • Redacción
      Redacción 27 Julio, 2016 at 14:58 #

      Gracias 🙂

  2. josé l. lom her 8 Agosto, 2016 at 16:47 #

    Las investigaciones apuntan a que la cooperación se ve favorecida por la casualidad. ¿Cómo?\r\nSi admitimos como válida la intervención del azar en el sentido habitual de casualidad, y no como una ley aún desconocida.\r\nEn estos puntos tengo que disentir completamente, lo haya dicho Darwin o cualquier otra persona. Creo entender que Darwin fue muy mal comprendido no solo en lo referente a su teoría de la evolución de la especies, sino también en sus trabajos de campo respecto a la inteligencia y sensibilidad de las plantas, por lo que la Ley de causalidad y no casualidad (azar) que manejan algunos “científicos”, debe ser tenida en cuenta a la hora de precedir comportamientos de cooperación que vienen dados por la acción y reacción que en el medio y en el sistema producen los comportamientos altruistas de las personas, las cuales están mejor capacitadas para hacer una sociedad mejor y un mundo mucho mas humano.\r\nJOSÉ L. LOM HER.

Deja un comentario