Perro
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Un estudio revela que los canes pueden ser optimistas o pesimistas

Los perros también ven el vaso medio lleno o medio vacío

Esperar lo mejor o esperar lo peor. El carácter optimista o pesimista no es algo propio del ser humano, sino que parece que se extiende a otros seres de la creación. Las personas que conviven con animales en casa posiblemente ya lo hayan intuido. Independientemente de las características de cada especie o cada raza, los individuos tienen sus propias idiosincrasias. En el caso de los perros los hay con un carácter más sombrío o, por el contrario, más alegre. Ahora una investigación parece respaldar esa intuición.

Pero, ¿cómo probar si los perros son más de ver el vaso medio lleno o medio vacío? En la Universidad de Sidney, un equipo dirigido por la profesora Melissa Starling ideó una forma de detectar la tendencia en un sentido o en otro. El experimento consistía en enseñar a los perros a asociar unos sonidos determinados con la recepción de un premio, en este caso un poco de leche. Así, uno de los sonidos traía consigo la leche y el otro sólo agua.

Cuando los perros se acostumbraron a asociar cada sonido con el agua o con la leche los investigadores les hicieron escuchar otros sonidos, algo más ambiguos, que podían ser indistintamente similares al de la leche y al del agua. ¿Qué pasó entonces?

Un grupo de perros, al escuchar esos sonidos ambiguos pensaron que igualmente recibirían su ración de leche y demostraron notoriamente su alegría ante la expectativa de la posible recompensa, como si al no ser el sonido del agua hubiera altas posibilidades de que fuera el de la leche. Por el contrario, otro grupo de perros reaccionó de forma opuesta, como si al no ser el sonido de la leche, no existieran esperanzas en cuanto a recibir nada de provecho. Así que con esos datos, los investigadores concluyeron que existe también en los canes esa tendencia tan humana de esperar que las cosas sean mejor de lo que son… o no.

Sin embargo cabe preguntarse si, en este caso, se trata de perros pesimistas o de perros con mejor oído, o como decía alguien de “optimistas bien informados”. En cualquier caso, según señalan los estudiosos, este “pesimismo” no tiene por qué ser malo ni el “optimismo” bueno. Un perro optimista será más confiado y podrá vivir más situaciones de riesgo, mientras que uno pesimista será más precavido y conformista. Que me lo digan a mi, que hace más de tres años que le damos premio a nuestra perra sólo cuando se lo ha comido todo, y ella sigue esperando que le des algo aunque no haya olido el cuenco.

No comments yet.

Deja un comentario