" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Investigan si jugar puede curar

Los videojuegos pueden curar el cerebro

Que los videojuegos sirven para algo más que pasar el rato lo sabemos todos hace tiempo. Aparte de para relajarse y reducir el estrés, claro, Hace años, antes de que se extendiera el palabro “gamificación”, que se utilizan tanto en educación para amenizar algunas materias y despertar el interés de los alumnos. También se han observado efectos beneficiosos sobre la salud, como mejoras en la agudeza visual y en los reflejos. Por no hablar del uso que muchos profesionales hacen de los simuladores. Y no, no nos referimos a las partiditas al FIFA en las concentraciones de la Selección. No es raro que los pilotos de coches o incluso de aviones complementen su entrenamiento con el uso de juegos. Por ejemplo, el primer contacto con un circuito nuevo suele ser a través de la consola. Y cuando un piloto de avión viaja a un aeropuerto que no conoce, es normal que antes le eche un vistazo con el Flight Simulator. Otros, por nuestra parte, nunca perderemos la esperanza de que la Liga Estelar esté reclutando pilotos para sus naves en nuestro planeta.

Ahora, y por si aún quedaban escépticos que aún pensasen que jugar con el ordenador es intrínsecamente malo, un estudio dirigido por el Instituto Max Plank de Desarrollo Humano prueba los efectos beneficiosos de los videojuegos sobre el cerebro. Según dicho trabajo, realizado en colaboración con la Universidad de Medicina de St Hedwi-Krakenhaus, usar videojuegos hace crecer las regiones cerebrales encargadas de la orientación espacial, la formación de la memoria y de planificar a largo plazo. Los científicos berlineses pidieron a un grupo de adultos que jugaran a Super Mario 64 30 minutos al día a lo largo de dos meses. Pasado dicho tiempo, calcularon su volumen encefálico por medio de una Imagen por Resonancia Magnética. Tras comparar los resultados con los del grupo de control, que no había estado jugando, los autores del estudio certificaron que la partidita diaria a Super Mario durante un par de meses había incrementado la cantidad de materia gris. Es decir, la zona donde se encuentra el cuerpo de las neuronas y que forma la corteza cerebral, y que normalmente se asocia con el proceso de la información y el razonamiento. Así, se observó un aumento de neuroplasticidad en el hipocampo derecho, en el córtex prefrontal derecho y en el cerebelo. Dichas zonas están implicadas en funciones como la orientación espacial, la formación de la memoria, planificación a largo plazo y  las habilidades motoras de precisión con las manos. La plasticidad neuronal es la capacidad de las células del sistema nervioso central para cambiar su propia organización y funcionamiento tras estar sujetas a influencias patológicas, ambientales o del desarrollo, incluyendo traumatismos y enfermedades. Es decir, es la capacidad que tiene el cerebro de adaptarse a los cambios. Los efectos fueron mucho más pronunciados en los sujetos que mostraron mayor interés en jugar.

Tras jugar media hora al día durante dos meses, se constató el aumento de neuroplasticidad en algunas áreas cerebrales.

Tras jugar media hora al día durante dos meses, se constató el aumento de neuroplasticidad en algunas áreas cerebrales.

Simona Kühn, director de la investigación, científico senior en el Instituto Max Plank, afirma que este estudio prueba que los videojuegos se pueden usar para estimular el desarrollo cerebral. “Mientras que trabajos previos mostraban las diferencias en la estructura cerebral de los jugadores, este estudio demuestra la relación directa entre jugar con videojuegos y el incremento del volumen del cerebro. Prueba que áreas concretas del cerebro se pueden entrenar por medio de videojuegos”. Simona Kühn y sus colegas piensan que los videojuegos pueden usarse en la terapia de pacientes con desórdenes mentales en los que algunas zonas del cerebro están alteradas o son de menor tamaño: esquizofrenia, estrés post traumático o enfermedades neuro degenerativas como el Alzheimer. Tal y como añade el psiquiatra Jürgen Gallinat, coautor del estudio, será mucho más fácil que los pacientes prefieran jugar a videojuegos antes que operarse. De hecho, ya está en marcha un estudio sobre los efectos de los videojuegos en pacientes mentales.

Consultado al respecto, Félix Viñuela, médico neurólogo y doctor en Filología, afirma que el estudio es sumamente interesante. “La necesidad de cuidar nuestro cerebro es vital para nuestra sociedad. La idea de cuidarlo usando una herramienta eficaz como son los videojuegos es lo que popularizó el Dr. Ryuta Kawashima cuando creó el Brain Training de Nintendo”.  El Doctor Viñuela no sólo no se muestra escéptico con la idea de emplear los videojuegos como terapia. Al contrario, está entusiasmado. “Médicos neurólogos y desarrolladores de videojuegos debemos trabajar conjuntamente. Lo que nos toca ahora no es solamente diseñar y desarrollar herramientas poderosas para intervenir cognitivamente en los pacientes, sino en saber dirigirlas y controlarlas adecuadamente”. Félix Viñuela sabe de lo que habla. Es el fundador de la Clínica de la Memoria- NEUROBRAIN, una red de centros pioneros en la prevención activa del envejecimiento cerebral que emplea herramientas informáticas en el tratamiento precoz de deterioro cognitivo leve. De hecho, han desarrollado su propio software, NEUROBRAIN, que ya va por la versión 2.0. “Somos el equivalente a entrenadores personales cualificados en gimnasios del cerebro”, añade. Los autores de la investigación inciden en la necesidad de seguir profundizando en el estudio. “Hay millones de juegos individuales y cientos de géneros distintos”. Es necesario estudiar los efectos que produce cada categoría y también los mecanismos de motivación que empujan a tantísima gente de todas las edades y culturas tan distintas a jugar videojuegos.

No comments yet.

Deja un comentario