" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

El 57% gasta mucho dinero en cosas que sus hijos no necesitan

¿Por qué más de la mitad de los padres norteamericanos están en deuda a causa de sus hijos?

Aunque hay ocasiones en que las encuestas y estudios no hacen otra cosa que constatar algo ya sabido, no dejan de ser una buena forma de ponernos delante del espejo, de mirar de frente lo que antes pasábamos evitando. Con los hijos es natural cometer errores, queremos lo mejor para ellos, pero no siempre tenemos claro ni qué es lo mejor ni hasta dónde hay que llegar para dárselo.

Según una encuesta de la compañía de fondos de inversión T. Rowe Price, el 47% de los padres norteamericanos se han endeudado para comprar algo que sus hijos querían. De hecho los datos de esta encuesta reflejan que los padres llegan a poner los deseos de sus hijos por encima de cuestiones esenciales para la familia, como ahorrar para la jubilación o disponer de fondos de emergencia.

La compañía sondeó a 1.086 padres de niños entre 8 y 14 años (el estudio no revela datos sociológicos sobre la población de muestra, sólo que el 66% tiene un título de educación superior, el 33% una licenciatura, el 21% de grado y el 12% diplomado), y además de revelar esa tendencia a malcriar, vieron que los padres evitaban hablar de dinero con los niños y que un 58% estaba preocupado por estar echando a perder a sus criaturas, a pesar de que el 57% afirmó gastar “mucho dinero” en cosas que sus hijos no necesitan. En el otro lado, los niños (el 57%) asegura que suele esperar que sus padres le compren todo lo que quieran.

Lo que desees

Volviendo a la educación financiera, cuando los encuestadores preguntaron por los momentos que aprovechan los padres para enseñar a sus hijos a manejar el dinero, el 44% dijo que aprovechaban cualquier oportunidad para hacerlo, aunque el 71% aseguraba sentirse reticente a hablar de esos temas en familia, pero que en cualquier caso tienen a hablar más de ello con los niños que con las niñas porque, según ellos, “los niños necesitan más ayuda con el dinero”.

Dado el evidente interés que tiene para T. Rowe Price (no sin cierta razón) que los padres empleen su dinero en prevenir posibles emergencias futuras en lugar de pagar un dineral por una fiesta de cumpleaños con cañones de confeti, la empresa afirma que, según datos de la encuesta, los padres que hablan de temas financieros con sus hijos al menos una vez en semana tienen el doble de posibilidades de ser económicamente inteligentes, y han creado una aplicación online gratuita con consejos a los padres y juegos de manejo del dinero para los niños.

Según Stuart Ritter, de T.Rowe Price, “siempre es divertido preparar elaboradas fiestas de cumpleaños y ver cómo las caras de nuestros hijos se iluminan cuando les hemos comprado el juguete más codiciado de la tienda, pero el costo no vale la pena si estamos poniendo en peligro la seguridad financiera de nuestras familias y causándonos ansiedad. Le estamos haciendo un mal servicio a nosotros mismos y a nuestros hijos por no vivir dentro de nuestras posibilidades y contemplar la financiación de objetivos a largo plazo, como la jubilación“.

La cuestión de “por qué” no es fácil de resolver. Quizá una falta de educación previa de los padres, quizá el sentimiento de culpa por dedicar más horas al trabajo que a la familia, el trauma por haber pasado privaciones el la infancia o la perversión del capitalismo salvaje. A saber, pero es curioso que el 79% de los niños recibieran algún tipo de asignación, de los cuales, un 20% recibía más de $20 semanales. Muchos niños comenzaron a recibirla con 8 años.

Curiosamente el estudio considera “un error” que los padres antepongan el ahorro para la universidad de los hijos a su jubilación, así como que estos (los padres) usen el dinero de la jubilación para cosas “no urgentes” como pagar deudas, la educación, la salud, cubrir a la familia cuando están en el paro o los gastos del día a día. Dada esta valoración mejor nos vamos a quedar con los datos acerca de algo que sí que es preocupante, que es la (mala) educación de los niños. Aunque por otro lado, el 67% de los padres prefiere endeudarse tirando de tarjeta de crédito o pidiendo préstamos personales o a la familia antes que tocar el dinero de la jubilación.

Al gasto de la asignación hay que sumarle el de los cumpleaños, donde el 41% de los padres emplean de 200 dólares en adelante en regalos para cada niño, y otro tanto en la fiesta de cumpleaños. Dinero que en ocasiones sale de los fondos de emergencia de la familia, fondos que, por otra parte, en el 55% de los casos se usan para cubrir cosas que no son emergencias. Y el 72% de los padres no tienen dinero para cubrir tres meses de gastos de vida esenciales para casos extremos. Vamos, como el resto de los padres del mundo, aunque esperamos que no hasta ese punto con los hijos.

 

No comments yet.

Deja un comentario