" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Detecta y almacena las señales radioeléctricas comprendidas en la banda situada entre los 50 y los 6 megahercios

Un medidor de radiaciones electromagnéticas de bolsillo

Como el amor, las radiaciones están en el aire. Continuamente recibimos el impacto de distintos tipos de radiaciones que nos pueden afectar en mayor o menor medida, desde los rayos cósmicos hasta las radiografías que nos hacemos, pasando por las emisiones de la mayoría de los aparatos electrónicos que usamos en nuestro día a día. La cuestión está en saber hasta qué punto la radiación a la que nos exponemos diariamente es importante o no.

En este sentido, un equipo de investigadores del Centro de Tecnología Biomédica de la UPM ha desarrollado un dispositivo de bolsillo, capaz de detectar y almacenar las señales radioeléctricas que se encuentran en la banda situada entre los 50 y los 6 megahercios. Dada su capacidad para guardar datos, el dispositivo facilitará el análisis de los datos y conocer la exposición de las personas a las radiaciones electromagnéticas, bien a diario bien durante largos periodos de tiempo.

Como explica la UPM, el número de aparatos emisores que conviven con las personas (teléfonos, ordenadores, microondas, antenas de radio…) va en aumento, y todavía hay un gran desconocimiento del efecto real de esas emisiones, por lo que tampoco es posible establecer unas medidas coherentes de control. Por eso, el instrumento creado por el CTB está encaminado a detectar con la mayor precisión posible, los niveles de radiación a los que estamos verdaderamente expuestos.

El rango de frecuencias de trabajo se divide en canales de 10 megahercios de ancho de banda. Así se mide la intensidad de campo que se recibe en cada canal, almacenando luego la información de la radiación recibida por el portador del dispositivo en una memoria no volátil, para su posterior análisis.

Según la UPM, la sensibilidad radioeléctrica máxima de este equipo es de unos -110 decibelios, pero puede soportar potencias radiadas indirectas de hasta 300 vatios, a distancias de un metro de la fuente sin que la electrónica del aparato se vea afectada. El aparato cuenta además de un indicador visual y auditivo para lanzar alertas programables ante la presencia de señales radioeléctricas, de manera que sean útiles en entornos laborales o personales que precisen un control de radiaciones y verificar el cumplimiento de las limitaciones de seguridad.

Fuente: UPM

No comments yet.

Deja un comentario