" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Un intrépido británico ha tomado el camino opuesto a la integración y ha creado un procesador

Megaprocessor o cómo funciona una CPU mostrada al detalle

Desde los inicios de la electrónica, y por tanto de la informática, uno de los objetivos ha sido la integración de componentes y la miniaturización. Ello ha llevado a que actualmente existan sistemas completos en un solo chips, los denominados SoC, o System On a Chip. Con muy pocos elementos adicionales, estos sofisticados sistemas permiten crear un ordenador con un tamaño altamente compacto y de bajo consumo. Pero lo cierto es que, con ello, los usuarios, excepto los más curiosos por profundizar en cómo funcionan las cosas, ha perdido casi completamente la capacidad para conocer el detalle de operación de los ordenadores o de placas inteligentes. Así que a un intrépido británico ha tomado el camino opuesto a la integración y ha creado un procesador.

La idea de James Newman era crear una CPU operativa, creada a base de elementos discretos, lo que se traduce en el uso de transistores y resistencias, más un buen puñado de leds y display de 7 segmentos, para mostrar el estado de ciertos puntos, o el valor de los registros internos de este peculiar procesador.

https://www.youtube.com/watch?v=z71h9XZbAWY&feature=youtu.be

Naturalmente cualquiera pude preguntarse que cuál es el coste de crear este megaprocesador. Y la respuesta del creador es, para comenzar, que bastante más de lo estimado inicialmente, que estaba en el entorno de 5.000 a 10.000 libras (unos 6.000 a 12.000 euros). Según James, el coste final se ha elevado a unas 40.000 libras, de las cuales como la mitad corresponde a la electrónica, aunque en esta partida la partida de conectores, 5.000 libras, y leds, 1.300 libras, se lleva una parte más importante casi que los transistores, 2.000 libras. El proyecto, que se inició a finales de octubre de 2015, ha visto la luz, y nunca mejor dicho por la cantidad de leds, en junio de 2016.

controller-annotated

Como curiosidad, los 256 Kb de memoria están compuestos por unos 27.000 transistores. Cada bit de almacenamiento está formado por 11 transistores, más un led que se enciende cuando el bit está a 1, en una estructura que el propio autor admite que podría haber sido creada con menos transistores, pero de manera menos fiable. A esto se suman unos 15.300 transistores que forman la CPU, aunque una parte de ellos están destinados a los led indicadores. Si se eliminan estos del total, el núcleo del procesador está formado por unos 6.800 transistores. Como comparación, esto supone el doble de los transistores (3.510, según la Wikipedia) que formaban la conocida CPU, de 8 bits, 6502 de Rockwell, que formaba el corazón de los Atari, Apple II, Commodore y Oric, por no citar más que algunos de los ordenadores de primera generación en los años 70 y 80. Y para alimentar todo ello, se emplea una fuente de alimentación de unos 500 vatios. Poco que ver con los apenas 4 vatios de una Raspberry Pi 3.

Fuente e imágenes: Megaprocessor

No comments yet.

Deja un comentario