" />
F 015 coche autónomo de Mercedes Benz
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

El prototipo F 015 tiene motor eléctrico y una pila de combustible de hidrógeno

Mercedes Benz se lanza a la carrera por el coche autónomo

Es posible que el ruido mediático causado por el coche autónomo de Google (un Toyota Prius fue el primero en obtener licencia de circulación en el estado de Nevada) haya hecho pensar al común de los mortales que eran los únicos que se habían tomado en serio (fuera de las curiosidades futuristas de las ferias tecnológicas) eso del vehículo que conduce solo. La realidad es que no sólo no son los únicos, sino que las propuestas de algunos fabricantes apuntan a que 2015 podría ser el año de la conducción autónoma. Veremos.

Con las miras puestas en otros caminos aparte de los terrestres, la NASA y la casa japonesa Nissan han firmado un acuerdo para el desarrollo de coches autónomos, pero el fabricante que nos ocupa ahora es Mercedes Benz, que parece tener muy clara su visión, y lo que ha presentado este año en el CES no es un cochecito cualquiera con sensores y algoritmos, sino toda una propuesta de lujo que sin duda encontrará comprador entre los que puedan permitírselo.

La casa alemana lleva muchos años preparando una revolución en el mercado de la automoción. Por lo pronto ya han hecho las presentaciones oficiales de su concepto de coche de hidrógeno, un vehículo que deja de lado para siempre la dependencia de los hidrocarburos y todos los problemas de contaminación que causan. Por un lado incorpora una batería de litio-sulfuro, mucho más eficiente que las actuales de ión-litio. Y por el otro lado está lo que parecía que nunca iba a llegar: un motor de hidrógeno capaz de recorrer 1.000 km con sólo 7,5 kg de hidrógeno.

Con esas credenciales en la mano ya es más difícil dudar de que el coche autónomo de la Mercedes está a la vuelta de la esquina. En este caso tenemos un vehículo de motor eléctrico y una pila de combustible de hidrógeno. El nombre de este prototipo es F 015.

En el interior, los pasajeros se mantienen conectados con lo que pasa en el exterior por medio de seis paneles táctiles de alta resolución situados en las puertas, que pueden controlarse bien por gestos, bien táctilmente o por movimientos de los ojos. Sus ruedas, de 26″, están situada de manera que no se hagan notar dentro del habitáculo, dejando este totalmente llano. Los asientos giran sobre sí 30° al abrir las puertas para acceder al interior y, una vez dentro, pueden girarse totalmente para que los ocupantes charlen cara a cara mientras el vehículo se desplaza. Otro dato interesante de este modelo es que cuenta con unas luces led en el frontal que proyectan un paso de cebra sobre la calzada para que los peatones sepan que pueden cruzar seguros. Además, su carrocería es de fibra de carbono, aluminio y acero, con una estructura diseñada para absorber los impactos.

Sin embargo, no puede decirse que el camino recorrido previamente por Google para encabezar esta carrera no haya dado frutos útiles para los competidores. En 2011 lograron que el Estado de Nevada permitiera la circulación de coches sin conductor, pero tuvieron que realizar algunas concesiones. El vehículo original diseñado por Google carecía tanto de pedales como de volante. Su idea era lograr una conducción 100% autónoma, pero la ley de California les obligó a incluirlos para poder autorizar su circulación. ¿Cómo que no sería posible tomar el control manual del coche en caso de emergencia? Mercedes ha tomado nota y su F 015 cuenta con controles manuales para calmar las conciencias más desconfiadas y asegurar un camino llano donde ya se vio que Google tropezaba.

No comments yet.

Deja un comentario