" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

El esperado sucesor de Windows 8.1 llegará a mediados de 2015

Microsoft se salta Windows 9 y presenta Windows 10

Microsoft ha presentado por sorpresa Windows 10, su nuevo sistema operativo. Y decimos por sorpresa porque no has olvidado actualizar tu PC a Windows 9: las cabezas pensantes con sede en Redmond han decidido saltarse una versión. La única explicación a esta decisión es que cuando veamos “el sistema al completo, estaremos de acuerdo en que es un nombre más adecuado”.

Windows 10 reemplaza así a Windows 8 y 8.1, el primer sistema operativo de Microsoft diseñado para unificar el manejo de ordenadores, tablets y smartphones. Pese a lo innovador de su interfaz Modern UI (aka Metro), la propuesta no ha terminado de conseguir la aceptación deseada, ni en dispositivos móviles ni en PCs.

En PCs, donde la fuerza de Microsoft es indiscutible, las cuotas de mercado de Windows 8 –en torno a un 13%– sólo superan a las del fallido Windows Vista, los principales rivales en el mundo del PC han sido Windows 7 (51%) y el incombustible Windows XP. Este último sistema sigue gozando de casi un 24% de cuota de mercado, según Netmarketshare.

En el mundo de los dispositivos móviles, tablets y smartphones, la cuota de mercado de Windows es mínima en comparación con Android e iOS, los dos gigantes de este sector. Sin duda, además de un gran producto, Microsoft necesitaba de una gran campaña para seguir liderando el mercado de los sistemas operativos. ¿Será Windows 10 lo que esperaba Microsoft para dar un golpe de efecto y retomar su historia de éxitos?

Es difícil encontrar una respuesta sin probar de primera mano el nuevo sistema operativo. En una presentación todo suele ser bonito, atractivo y útil. En el uso real es cuando surgen los inconvenientes o, sencillamente, donde nos damos cuenta de que esa nueva característica que prometía revolucionar el uso de nuestros dispositivos no era para tanto.

Lo primero que llama la atención es que el planteamiento no es una evolución de Windows 8, sino una convergencia entre éste y Windows 7: “tenemos una enorme cantidad de usuarios que conocen bien Windows 7, y usuarios de Windows 8 que conocen bien los interfaces táctiles. Necesitamos algo que funcione para ambos”, ha explicado Joe Belfiore en una demo sin grandes sorpresas, pero con una sensación de que el sistema resulta muy coherente.

Se trata de ofrecer la misma experiencia en todos los dispositivos “desde 4 hasta 80 pulgadas”, pero sin olvidar que los PCs, además, se utilizan para escribir novelas, programar software o procesar grandes volúmenes de datos. Entre las novedades, el regreso de un escritorio más o menos clásico que convivirá con el mosaico de la versión anterior, la posibilidad de partir la pantalla para organizar el trabajo y una nueva vista de las tareas en ejecución.

El nuevo sistema operativo saldrá al mercado a mediados del año que viene. Sin embargo, pronto (se dice que esta misma semana) habrá disponible una versión Technical preview, para usuarios registrados en el programa Windows Insider. A principios del año que viene, habrá otra versión de prueba (Consumer Preview) para usuarios finales.

No comments yet.

Deja un comentario