" />
Planta de agave
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

El cultivo de agave bajo los paneles solares puede beneficiar a ambos

Cómo crear un modelo simbiótico y eficiente entre paneles solares y plantas

Habitualmente, la instalación de placas solares en un terreno excluye la posibilidad de usarlo como tierra de cultivo. Sin embargo, la asociación de plantas y células fotovoltaicas podría ser extremadamente beneficiosa para ambas partes. Gracias a un modelo desarrollado en la Universidad de Stanford, es posible compatibilizar la instalación de placas solares con el cultivo de plantas para biocombustible de una forma realmente eficiente para las dos.

Todo parte del estudio y análisis de las características y necesidades de cada uno. La exposición a los elementos de las células solares hace que se acaben llenando de polvo, lo que reduce su capacidad de captación de luz solar. Por eso, especialmente en terrenos desérticos, cuentan con un sistema de limpieza que hace fluir agua periódicamente sobre las placas. Ese agua también se usa para amortiguar el suelo y evitar la acumulación y propagación de más polvo.

Los investigadores de Stanford proponen, por medio de un estudio sobre simulación por ordenador, aprovechar el suelo que hay bajo las placas, para cultivar plantas destinadas al biocombustible. Aparte de aprovechar mucho mejor la tierra, las plantas se beneficiarían del agua de escorrentía para nutrirse y, a su vez, ayudarían a sostener el terreno con sus raíces y evitan con su follaje que el viento levante polvo, lo que reduciría sustancialmente su depósito sobre las placas. En poco tiempo, la necesidad de agua de las placas sería menor, lo que ayudará a mantener las granjas solares en aquellos lugares abundantes de sol pero escasos de agua.

Dado que muchas granjas solares están ubicadas en terrenos áridos e inhóspitos, donde la vegetación no se desarrolla fácilmente, la elección de las plantas a cultivar en esas zonas es importante. Los investigadores señalan que existe una planta capaz de medrar en ese tipo de terrenos y que, además, no tiene grandes necesidades de agua. Se trata del agave, una planta que se puede usar en su mayor parte para producir etanol líquido, mientras que granos como el maíz no se aprovechan tanto como esta planta espinosa, de la que también se extraen fibras, sirope y bebidas alcohólicas. De todos modos, sería necesario evaluar previamente las características de cada terreno para decidir qué tipo de planta puede resultar más eficiente para todo el sistema.

Fuente: Universidad de Stanford sobre un trabajo liderado por Sujith Ravi, del Colegio de Ciencias de la Tierra de Stanford.

Imagen: Wikimedia Commons. Autor: Stan Shebs. Planta de agave

No comments yet.

Deja un comentario