" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

La mayoría de los diagnosticados de insuficiencia cardiaca muere antes de cinco años

Nada como el azúcar para ayudarte a desarrollar insuficiencia cardiaca

Saber informarse es más que necesario. No tragarse todo lo que nos dan, ni figurada ni literalmente. El azúcar, algo tan cotidiano en nuestra dieta que no podemos dejar de consumirlo aunque queramos (especialmente porque se le añade azúcar a la mayor parte de las comidas procesadas y preparadas, mira las etiquetas si no lo crees), es realmente perjudicial para la salud, tal y como viene a demostrar un nuevo estudio, que relaciona la ingesta de bebidas azucaradas con la posibilidad de desarrollar insuficiencia cardiaca, según publica la Agencia Sinc.

Hay que aclarar que existe una confusión muy común sobre el azúcar. Recuerdo a mi madre repitiéndome hasta el hartazgo que el cerebro necesita azúcar para funcionar. Es cierto en cierta forma, pero peligrosamente falso en otra. No es azúcar lo que necesita el cerebro, sino glucosa, una sencilla molécula que el organismo puede obtener por muchas vías (pasta, patata, arroz, fruta, grasas, etc.). Si no tomamos azúcar, pero tomamos algún otro alimento desde el que se pueda obtener glucosa, no pasa nada, salvo que posiblemente nuestra salud nos lo agradecerá.

En los últimos años, una serie de estudios están revelando lo perjudicial que es tomar azúcar. El azúcar es la forma vulgar por la que conocemos la molécula de sacarosa (alfa-glucopiranosa + beta-fructofuranosa), que en el caso del azúcar blanco se somete a un proceso de sulfitación para purificarlo químicamente y que sea, hasta en un 99%, sólo sacarosa. El éxito de la extensión del consumo de este producto está en su sabor dulce, lo que genera cierta “adicción” por la sensación de satisfacción, favorecida porque el organismo lo procesa rápidamente, obteniendo un chute de energía casi inmediato. No es broma, se ha descubierto que el azúcar puede ser más adictiva que la cocaína o la heroína. Un placer momentáneo que genera no pocos problemas de salud. El consumo regular de azúcar está asociado al aumento de la presión arterial, el cáncer, la diabetes Mellitus, el Alzheimer, la obesidad, las enfermedades inflamatorias y, ahora, con la insuficiencia cardiaca.

El estudio

No es fácil comprometer a 42.000 personas (todos hombres) a anotar su ingesta de 96 alimentos durante 12 años (entre 1998 y 2010), pero eso es parte de lo que hace que los resultados de este estudio sean tan interesantes. El trabajo se realizó en Suecia, con personas nacidas entre 1912 y 1952. En él no se hizo distinción entre bebidas endulzadas con azúcar, fructosa o edulcorante artificial, pero no se incluyeron ni el café, ni el té, ni los zumos de frutas.

Durante esos 12 años se diagnosticaron 3.604 nuevos casos de insuficiencia cardiaca, y 509 personas fallecieron a causa de ello. Tras descartar otros factores, el análisis de los datos llevó a los investigadores a concluir que existe una relación entre el consumo de bebidas azucaradas y el desarrollo de la insuficiencia, y que el consumo de al menos 2 vasos diarios de bebidas azucaradas aumenta en un 23% el riesgo de padecer esta enfermedad.

Los investigadores quisieron descartar lo que se conoce como causalidad inversa, esto es, que personas con insuficiencia cardiaca no diagnosticada tomaran más bebidas azucaradas. Eliminaron del los resultados a todos los que fueron diagnosticados durante los cinco primeros años del estudio. Al hacerlo, el riesgo asociado aumentó hasta el 25%. Sin embargo, dada la edad de los participantes y su género, los investigadores advierten, por prudencia, de que los resultados no se pueden extrapolar sin más a los jóvenes ni a las mujeres o a grupos étnicos diferentes a los de la muestra.

De cualquier forma, es un interesante aviso acerca del consumo frecuente de azúcar, especialmente porque las bebidas azucaradas se consumen en prácticamente todo el mundo y por la inmensa mayoría de la población. Si tenemos en cuenta que más de 23 millones de personas en todo el planeta padecen insuficiencia cardiaca y que la mayor parte de los pacientes diagnosticados por esto muere antes de cinco años, lo de tomar azúcar es para pensárselo… y ya si nos ponemos a hacer ejercicio, mejor, ¿no?

No comments yet.

Deja un comentario