" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Fabricantes como Mercedes, Whirlpool o LIFX están ya adaptando sus productos

Nest abre sus dispositivos a aplicaciones de terceros

La compañía de dispositivos domóticos Nest, adquirida por Google en enero, da un paso más en su apuesta por los dispositivos de control del hogar conectados y abre un programa para que los desarrolladores puedan utilizar la información de los productos Nest en sus aplicaciones y dispositivos.

Google sabe que el Internet de las cosas es el futuro del big data, por eso se ha volcado especialmente en el crecimiento de Nest. Tanto, que incluso en el Valle se especula con la posibilidad de que Tony Fadell, fundador de Nest y creador para Apple del iPod, pueda llegar a ser el próximo CEO de Google, una vez que Larry Page deje el cargo.

El objetivo es que los sensores desarrollados por Nest sean capaces de entenderse con otros de los dispositivos presentes en el hogar o en la vida de sus usuarios. Según la compañía, en la actualidad ya existen varios proyectos para integrar Nest con otras tecnologías. La compañía LIFX, que produce bombillas LED cuya tonalidad puede controlarse desde el smartphone, trabaja para mostrar alarmas visuales en caso de que un sensor Nest detecte algún peligro. Parpadeando en color rojo, alertarán a los usuarios con deficiencias auditivas.

Otras de las compañías integrando sus productos con Nest son Mercedes-Benz, Whirlpool y Jawbone, según la nota publicada por la compañía. En esta se invita a los desarrolladores a participar en el programa utilizando la API de Nest, y, para aquellos que tengan una gran idea y necesiten financiación, se invita a contactar con el programa puesto en marcha por el programa de formación de talentos KBCP y Google Ventures, la empresa de capital-riesgo de Google.

Este paso muestra que la Internet de las cosas está avanzando rápidamente y que una de las claves de su éxito es la posibilidad de interconectar todos nuestros futuros dispositivos. Con sensores monitorizando cada pequeño detalle de nuestras vidas, la privacidad podría estar en juego. Otra de las tareas pendientes es que no sólo las compañías puedan beneficiarse de la apertura de Nest, sino que los usuarios decidan qué quieren hacer con sus datos.

No comments yet.

Deja un comentario