" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Las redes inalámbricas creadas mediante el protocolo Thread permitirán la conexión, a ellas y a Internet, de más de 250 dispositivos a la vez

Nest y Samsung, entre los que apoyan el nuevo protocolo de red Thread

El fenómeno conocido como Internet de las Cosas está cambiando muchas cosas. Entre ellas, la forma en que gestionamos y utilizamos nuestros dispositivos domésticos, como frigoríficos, sistemas de aire acondicionado, termostatos e, incluso, las lavadoras. La interconexión a la red de estos y otros aparatos de uso común en muchos hogares de todo el mundo han hecho posible su manejo a distancia mediante un smartphone o la gestión inteligente de las funciones que llevan a cabo. Pero esta tendencia en alza ha creado una nueva necesidad: la de encontrar un nuevo sistema, más eficiente que las redes WiFi convencionales, para conectarlos entre sí y a la Red. Sobre todo, en el ámbito doméstico. Con esto en mente, siete compañías (Yale Security, Silicon Labs, Samsung Electronics, Nest Labs, Freescale Semiconductor, Big Ass Fans y ARM) se han unido en una alianza, denominada Thread Group, para crear Thread, un protocolo de red inalámbrica basado en IP.

Las siete fundadoras del grupo planean, gracias a Thread, solucionar los problemas que las tecnologías de red convencionales plantean para que la expansión de Internet de las Cosas sea masiva. Entre ellas están la falta de interoperabilidad, la imposibilidad de establecer comunicaciones IPv6 y el rápido descenso de las baterías de los dispositivos a causa de la elevada necesidad de energía. Los modelos de red con topología de estrella que depende de un dispositivo, muy habituales en una red doméstica, también suponen un problema, ya que si dicho dispositivo falla, cae toda la red.

Thread, a diferencia de lo que sucede con otras tecnologías utilizadas hasta ahora para Internet de las cosas, no es un protocolo de nivel de aplicación, ni una plataforma de conectividad pensada para utilizar con varios tipos de redes distintas. Es un protocolo de red creado a partir de estándares abiertos, diseñado para redesde bajo consumo 802.15.4 en malla. Tanto los protocolos de nivel de aplicación existentes como las plataformas de Internet de las cosas pueden conectarse sin problemas a redes Thread, y a cada red de este tipo se pueden conectar, de forma rápida y segura, más de 250 dispositivos al mismo tiempo. En la actualidad, los aparatos que fabrica actualmente Nest emplean una versión de Thread.

Este nuevo protocolo no sólo ofrece ventajas con respecto a los estándares inalámbricos convencionales a los consumidores, sino también a los desarrolladores. Por ejemplo, permite la creación de redes en malla robustas y con capacidad de autorrecuperación, a las que se pueden conectar cientos de dispositivos sin que haya un solo fallo. Estas redes ofrecen además un nivel de cifrado muy seguro, similar al de las redes de los bancos. Así se evita la existencia de agujeros de seguridad presentes en otras redes inalámbricas, lo que reduce los riesgos de intrusión. Además, conectar a ellas un dispositivo es muy sencillo, lo mismo que después manejarlo de forma remota. Por otra parte, las redes domésticas Thread son compatibles con dispositivos con baterías, lo que facilita que determinados objetos de uso cotidiano, como controles de iluminación, termostatos o productos de seguridad, formen parte de una red sin necesidad de cambiarles las baterías o recargarlas cada dos por tres. De ahí su bajo consumo.

Thread ha sido diseñado utilizando una nueva arquitectura de seguridad, que permite a los consumidores conectar y desconectar dispositivos a la red a través de un smartphone, un tablet o un ordenador. La tecnología de red en malla de Thread mejora la fiabilidad y la cobertura de red en cualquier punto del hogar, y se trabajará para comprobar que los dispositivos pensados para su conexión a una de estas redes pueden empezar a funcionar sin esfuerzo por parte de su propietario nada más comprarlo. Así, los productos compatibles con Thread llevarán su logotipo, lo que facilitará su identificación a simple vista.

En el mercado ya hay millones de dispositivos compatibles con el estándar IEEE 802.15.4 que pueden acoplarse a una red Thread. Para ello sólo necesitan una actualización de software. Todo gracias a que Thread se ha desarrollado con la facilidad de implementación y despliegue de la red como objetivo. Tal como ha manifestado Vinton Cerf, Vicepresidente y Jefe de Evangelistas de Internet de Google, y ahora también consejero del Thread Group, “las soluciones en cuanto a redes inalámbricas existentes se pusieron en marcha mucho antes del despegue de Internet de las Cosas. El protocolo Thread parte de las tecnologías actuales y combina las mejores partes de cada una, con el objetivo de conseguir una forma mejor para conectar dispositivos en casa”. Por tanto, con el nuevo protocolo Thread, todos ganan: los fabricantes de productos, y también los usuarios.

No comments yet.

Deja un comentario