" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Los CEOs de grandes compañías rechazan la invitación a un encuentro de seguridad

Obama pide más datos y la industria le da plantón

Nada menos que cinco de los nombres más conocidos del mundo de la tecnología han dado plantón al presidente de EEUU en un encuentro sobre seguridad convocado hoy por Barack Obama en la Universidad de Stanford. Se trata de Mark Zuckerberg (Facebook), Marisa Mayer (Yahoo!), Eric Schmidt (Google), Satya Nadella (Microsoft) y Larry Page (Google).

Obama había anunciado esta reunión hace un mes, asegurando que “va a juntar a todos. Industria, compañías tecnológicas, cuerpos de seguridad, defensores de los consumidores y de la privacidad y profesores de derecho especialistas en la materia”. Al parecer, los responsables de las compañías tecnológicas se olieron que este encuentro tendría alguna petición lo bastante indecorosa como para no atender la llamada del presidente.

Estas compañías enviaron al encuentro, al que sí asistió Tim Cook (Apple), a otros responsables de menor peso. Y no se equivocaban. El presidente de EEUU ha pedido a las grandes empresas tecnológicas que compartan más información con el gobierno por motivos de seguridad.

Los motivos para rechazar esta demanda de información privada de las compañías no es sólo por motivos éticos. Las revelaciones de Snowden dejaron en mal lugar tanto a la NSA como a las compañías tecnológicas, que ahora trabajan para recuperar la confianza de los usuarios.

Uno de los temas que no querían discutir con el presidente, era el del cifrado de datos. Tanto en los archivados en los dispositivos como en el de las comunicaciones. Algo que afecta a todas las grandes compañías que emplean sistemas de cifrado para proteger a sus usuarios. Las autoridades del país ya han intentado que les permitan acceder a estos datos durante sus investigaciones, alegando motivos como la amenaza de la ciberguerra.

La disputa entre los derechos de los ciudadanos y la seguridad continúa siendo parte de la política de países como EEUU y Reino Unido, donde el primer ministro Cameron anunció en enero su intención de prohibir el cifrado “end-to-end” (de punto a punto) en las comunicaciones. Si la comunicación se cifra desde el origen hasta el destinatario, ningún intermediario (redes de comunicaciones y servicios de mensajería como Whatsapp, Skype o Hangouts) puede acceder al contenido y ponerlo a disposición de las autoridades.

No comments yet.

Deja un comentario