" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Acusan a la compañía de apropiarse de propiedad intelectual desarrollada por id Software

Oculus VR demandada por Zenimax e id Software

Se veía venir desde hace semanas. Zenimax, la compañía propietaria de productoras de videojuegos como id Software y Bethesda Games Studios, ha demandado a Oculus VR y a su fundador, Palmer Luckey, por apropiarse de secretos industriales de forma ilícita.

El argumento utilizado por Zenimax es que Oculus VR ha utilizado en sus gafas de realidad virtual Oculus Rift tecnología desarrollada por ellos. Esta tecnología habría sido aportada por John Carmack. La estrella de los videojuegos abandonó id Software con destino a Oculus en noviembre del año pasado. En su puesto como CTO, máximo responsable técnico de la compañía, ha ayudado a desarrollar el producto aportando su indiscutible talento y los conocimientos sobre el desarrollo de plataformas en 3D adquiridos durante toda una carrera profesional como desarrollador de videojuegos.

Sin embargo, para sus anteriores jefes, este desarrollo ha contado con elementos que Carmack no podía llevarse de id Software. Los responsables de Oculus VR niegan que hayan utilizado una sola línea de código creada por Carmack o por cualquier otro desarrollador mientras trabajaba para Zenimax. Ambas versiones podrían ser ciertas. Si Oculus Rift ha desarrollado su propio código, utilizando técnicas diseñadas en id Software, el trabajo de investigación desarrollado por esta empresa podría considerarse propiedad intelectual de la compañía que Carmack no podía transmitir en su nuevo puesto.

Esta posibilidad está apoyada por el hecho de que varios desarrolladores clave de id Software abandonaron la empresa con destino a Oculus VR poco después de que John Carmack asumiese las funciones de responsable técnico. Estos programadores, según Zenimax, poseían conocimientos que formaban parte de la propiedad intelectual de la empresa.

El CEO de Zenimax, Robert Altman, aseguró que «no podemos ignorar la explotación ilegal de la propiedad intelectual que desarrollamos y poseemos, ni vamos a permitir que la apropiación indebida quede sin respuesta». No ha mencionado, sin embargo, que alguna de esas tecnologías desarrolladas estén patentadas, algo que daría a Zenimax una clara ventaja legal.

Oculus VR, que desarrolló las gafas de realidad virtual Oculus Rift gracias a una exitosa campaña de crowdfunding, fue adquirida en marzo por Facebook por una cifra cercana a los 2.000 millones de dólares. Por ese motivo, algunos ven oportunista esta demanda: con una compañía con el músculo financiero de Facebook detrás, las posibilidades de alcanzar un acuerdo extrajudicial que reporte ingresos a Zenimax es más probable que cuando se trataba de una compañía independiente.

No comments yet.

Deja un comentario